Wayne Griffiths asume desde este miércoles la presidencia de Anfac

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La junta directiva de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), que se reunirá este miércoles, aprobará previsiblemente, para su posterior ratificación en la asamblea general, la designación del presidente de Seat, Wayne Griffiths, como nuevo presidente de la organización.

Al frente de la asociación, Griffiths reemplazará al español José Vicente de los Mozos, miembro del comité ejecutivo mundial de Renault y presidente de Renault España, que llevaba en el cargo desde 2018, cuando asumió la presidencia inicialmente por un período de dos años.

Sin embargo, el período de mandato de dos años previsto en un principio se amplió en 2020, coincidiendo con el estallido de la pandemia. La idea inicial era que Luca de Meo, expresidente de Seat, asumiera la presidencia de Anfac en 2020, pero su fichaje por Renault como consejero delegado mundial truncó el relevo.

El nombramiento de Griffiths como presidente de Anfac, según informaron a Europa Press fuentes conocedoras de la designación, ya fue aprobado por parte del comité de estrategia de la organización y está previsto que permanezca en el puesto durante los dos próximos años.

El nuevo presidente de Anfac capitanea Seat desde octubre de 2020, responsabilidad que compagina con la de consejero delegado y presidente de la firma Cupra. Anteriormente, fue vicepresidente ejecutivo comercial de Seat y ocupó otros puestos de responsabilidad en el grupo Volkswagen, donde empezó a trabajar en 1989.

Entre los retos que tendrá que afrontar Griffiths durante su mandato en Anfac destacan el reparto de los fondos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) de Automoción, así como con la entrada en vigor, desde el 1 de enero, del nuevo impuesto de matriculación más estricto, o la revisión de la fiscalidad del automóvil que está pendiente de actualización por parte del Ejecutivo.