Vanguard podría perder la gestión de 2,55 billones de euros hasta 2050

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Vanguard, una de las mayores gestoras de activos del mundo, podría perder la gestión de más de tres billones de dólares (2,55 billones de euros) debido al cambio climático de aquí a 2050, según ha revelado un informe elaborado por Universal Owner.

Este estudio incide en que a pesar de sus últimos compromisos contra el cambio climático, como su inclusión en la iniciativa ‘Net Zero Managers Initiative’, la firma continúa invirtiendo en combustibles fósiles, al mismo tiempo que sus productos ESG “no tienen prácticamente ningún impacto”.

Por eso, la compañía británica calcula que Vanguard podría perder un importe gestionado de hasta 2,55 billones de euros de aquí a 2050, debido a diferentes factores.

Por ejemplo, la gestora estadounidense solo tiene un 0,1% de sus activos bajo gestión en fondos ESG, mientras que un 94% de su nuevo capital se canaliza por sus fondos convencionales. A esto se suma que no cuenta con una política de desinversión de sus fondos discrecionales de carbón, a diferencia de otras firmas como BlackRock.

El equipo de gestión carece, además, de una estrategia climática “coherente” y tiene una gran falta de recursos, ya que su presupuesto es solamente el 0,16% de los beneficios resultantes de su negocio de gestión de activos.

A esto se suma que solo tiene un empleado especializado en ESG por cada 300 empresas en las que participa, lo que hace que sea imposible una gestión climática eficaz, según señala Universal Owner.

Por otra parte, las inversiones de Vanguard podrían entrar en conflicto con los valores de muchos de sus beneficiarios, entre los que se encuentran los fondos de pensiones de las grandes tecnológicas estadounidenses.

Universal Owner calcula que los empleados de estas compañías poseen activos que son responsables de la producción de diez millones de barriles de petróleo al año de la compañía canadiense Alberta.

“Este análisis muestra que Vanguard no representa los intereses de sus beneficiarios en cuanto al cambio climático”, ha destacado el director de Universal Owner, Thomas O’Neill.

El director del Programa de Finanzas Sostenibles de la Universidad de Oxford, Ben Caldecott, ha añadido que Vanguard, como otras muchas gestoras, necesita predicar con el ejemplo sobre esta cuestión.

“Dado su tamaño y escala, Vanguard tiene la oportunidad de dar forma a normas y prácticas emergente. Para que las actividades de compromiso y administración marquen realmente la diferencia y den resultados, tendrán que desplegar nuevos recursos y estrategias”, ha explicado.