Subaru pide un Renove “sin letra pequeña” para rejuvenecer el parque

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El director general de Subaru España, Carlos Olaso, ha lamentado la no adaptación del impuesto de matriculación a la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones WLTP, lo que provocó un aumento del precio de la mayoría de los automóviles, y ha pedido un nuevo programa de ayudas “sin letra pequeña” para rejuvenecer el parque de vehículos español.

Así lo ha señalado Olaso en una entrevista concedida a Europa Press, donde ha indicado que todos sus modelos menos el Outback han incrementando de tramo en dicha tasa, pasando a pagar toda su gama un 9,75%. En este sentido, ha lamentado que España sea el único de los grandes mercados europeos que tiene impuesto de matriculación y no lo ha adaptado a la llegada de la normativa WLTP, como sí han hecho Francia o Italia.

Preguntado sobre si espera que el Gobierno dé marcha atrás, Olaso ha explicado que tiene “la esperanza” de que en 2022 se lleve a cabo una reforma fiscal que elimine esta tasa, ya que “frena la demanda”, y la sustituya por un impuesto que penalice el uso y no la compra, además de a los coches más contaminantes.

Aun así, Olaso ha destacado la necesidad de un plan de ayudas que no incluya “letra pequeña” y que mande un mensaje “directo y nítido” a la ciudadanía para que se produzca la renovación del parque nacional.

“Si tenemos en cuenta que la media del parque está en los 13 años y, según los datos que facilitan las distintas asociaciones, las tres cuartas partes de la contaminación que representan los coches vienen del 20% o el 25% del parque más antiguo, cualquier coche moderno que se venda hoy en día es eminentemente más eficiente”, ha reivindicado el directivo, por lo que ha indicado que estas subvenciones podrían ir asociadas directamente a las etiquetas medioambientales que tiene cada modelo y no al número de emisiones en concreto que homologan.

En cuanto a una posible modificación de estas pegatinas de emisiones que prepara la Dirección General de Tráfico (DGT), Olaso ha mostrado su rechazo a un cambio de las mismas, ya que ha asegurado que todavía están siendo comprendidas por el grueso de la población y que es un trabajo “farragoso” el trasladar un mensaje nuevo a los ciudadanos.

25% MÁS DE VENTAS

A pesar de todo, Subaru espera que el actual ejercicio sea mejor que el pasado 2020, por lo que prevé matricular cerca de 2.000 vehículos en España este año, lo que supondría un aumento superior al 25% en comparación con los 1.556 coches que entregó en el ejercicio precedente.

De esta forma, Subaru también crecería por encima del total mercado de mercado de automóviles, ya que las previsiones se establecen en el millón de coches, un 17% más que los 851.000 que se matricularon el año pasado.

Todo ello tras un año donde los concesionarios en los que se venden modelos de la marca han vivido situaciones “francamente tensas”, a pesar de que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) han ayudado a “capear el temporal”.

“Los concesionarios en su mayoría después de la crisis anterior habían hecho sus deberes”, ha subrayado Olaso, que ha explicado que hay pocos centros de distribución exclusivos de Subaru, sino que sus vehículos se venden en concesionarios que disponen de varias marcas, y muchos de ellos se habían fusionado hace una década para soportar la depresión económica de 2008.

EMISIONES

Sobre las emisiones de la empresa, Olaso ha destacado el esfuerzo que en la actualidad está realizando Subaru para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2). Como ejemplo ha puesto el nuevo Impreza, que llega con una versión híbrida autorecargable.

Aun así, ha reconocido que en 2020 la empresa tuvo que pagar multas a Bruselas por superar los límites de gases establecidos, a pesar de que por ser un fabricante que vende menos de 300.000 unidades al año en el ‘Viejo Continente’, dispone de una normativa menos estricta a las del resto de marcas y acorde al punto de partida del que venía la firma en años precedentes.

Además, ha indicado que es probable que este año Subaru también tenga que pagar alguna multa, aunque menos que en 2020, y en 2022 la firma prevé no abonar sanciones o estar ya cerca del límite establecido por Europa.