Scholz descarta retrasar el abandono de la energía nuclear

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha asegurado este domingo que no es una opción prolongar el tiempo de funcionamiento de las centrales nucleares del país para contrarrestar la posible escasez de suministro energético debido a los cortes de suministro rusos.

«Los expertos nos dicen: Eso no va a funcionar», ha afirmado Scholz en una entrevista con el diario ‘Münchner Merkur’.

Scholz ha explicado que el abandono de la energía nuclear en Alemania se decidió hace tiempo.

Así, ha hecho hincapié en que los elementos de combustible y los intervalos de mantenimiento necesarios de las centrales se habían coordinado con precisión de acuerdo con este plan, con barras de combustible programadas para durar hasta finales de año y conseguir otras nuevas llevaría entre 12 y 18 meses.

«Apoyo de todo corazón el abandono de la energía nuclear. Al mismo tiempo, si fuera posible prolongar el tiempo de funcionamiento de las centrales uno o dos años sin dificultades, probablemente pocos se opondrían en este momento», ha indicado el canciller de Alemania, agregando que «sin embargo, eso no es posible».

En este sentido, ha subrayado que el aumento de los precios debido a la invasión rusa de Ucrania se dejará sentir en Alemania durante bastante tiempo.

La acción concertada es un formato de votación de los años sesenta que reunía a representantes de las empresas, la política y los sindicatos, entre otros, para consultar sobre objetivos a largo plazo que combinen los intereses de los distintos grupos.

Scholz ha anunciado una primera reunión de este tipo para el 4 de julio: «El objetivo es que nos reunamos y desarrollemos un plan conjunto sobre cómo podemos aliviar la carga de los trabajadores», ha dicho.

Por otro lado, el mandatario ha recalcado que propondría la formación de un club del clima en la próxima cumbre del G7, que incluiría a todos aquellos países que aspiren a ser neutrales en cuanto a emisiones de carbono para 2050 y que busquen desarrollar procedimientos conjuntos para ello.