Ruralka reivindica el turismo rural con encanto como impulsor del turismo nacional

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El club de calidad de hoteles con encanto Ruralka celebra un año más su entrega de premios anual, que en esta ocasión ha tenido que hacerse de forma virtual, y reivindica el apoyo para los establecimientos con encanto, grandes impulsores del turismo en España.

Ruralka apuesta por un sector “que aporta mucho a la marca España” y reclama entrar en los planes de ayuda para la recuperación para ayudar en la recuperación del turismo nacional e internacional.

El premio para el mejor hotel Ruralka ha sido para el Hotel Torre do Río (Pontevedra), un antiguo complejo textil del siglo XVIII ubicado en una finca ajardinada de más de 10.000 metros cuadrados y bordeado por el río Umia. Destacan su restaurante de producto local.

El premio para el mejor alojamiento sostenible es para el Hotel Eco Doña Mayor (Palencia), un hotel volcado en el respeto a la naturaleza, que utiliza energía 100% verde. Apuesta por las actividades locales en entornos naturales con respeto al medioambiente como bandera.

El premio para el mejor alojamiento Ruralka on Road ha sido para Hotel ARTIEM Asturias, por ser un hotel especializado en los amantes del motociclismo ofreciendo instalaciones específicas para este colectivo y rutas por la zona.

El galardón al mejor alojamiento original ha ido a parar a Miluna Open Nature Rooms (Toledo), por su concepto de ‘íntima intemperie’ con sus habitaciones de esferas panorámicas y lunas transparentes para ver
las estrellas; en la habitación se dispone de telescopio y libros de astronomía.

Por su parte, el premio que más votos ha recaudado entre el público ha sido el de Castillo Monte La Reina (Zamora), un antiguo palacio neogótico rehabilitado del siglo XIX, con una bodega semienterrada en la colina. Monte La Reina cuenta con algunos de los viñedos más antiguos de España y una gran cantidad de actividades relacionadas con la cultura, el vino y la gastronomía.

Y para finalizar el premio al mejor hotelero ha recaído en Ramón Oliden, propietario de la Casa Rural Jesuskoa (Guipúzcoa), por mantener la tradición ocho generaciones, por apostar por la innovación y por el compromiso con el sector.