Protección articular y antiinflamatoria con la cartidina de Direct Nutrition

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Provocando molestias en las extremidades superiores e inferiores y también en la columna, la artrosis es un desgaste del cartílago articular.

Esta condición se produce por varios factores como el sedentarismo, sobrepeso, falta de elasticidad o por cuestiones genéticas y, en estos casos, no basta con realizar actividad física para combatir sus efectos, sino que también es necesario el uso de productos complementarios para la protección articular.

En Direct Nutrition se encuentra disponible la cartidina, un antiinflamatorio, protector articular y regenerador articular con 3 efectos diferenciadores, a base de colágeno hidrolizado, ácido hialurónico, enzimas proteolíticas, extractos de hierbas, vitaminas y minerales.

¿Cuáles son los beneficios de la cartidina?

Este suplemento con tecnología de última generación ayuda a estimular la regeneración del cartílago articular. Sus componentes naturales mejoran la calidad del líquido sinovial y fortalecen los tejidos, por lo que es ideal para proteger el sistema articular porque retrasa la degradación de los cartílagos debido al uso de antioxidantes naturales como los polifenoles, imprescindible para evitar la degradación de la articulación.

El producto tiene extractos de las plantas ulmaria y boswellia, que poseen efectos antiinflamatorios y contribuyen a la producción de colágeno. Las vitaminas B1 y B6 ayudan a reducir el cansancio y equilibrar el metabolismo.

Otra característica es el efecto detoxificante gracias a plantas como el grosellero negro, alcalinizando el organismo.

La cartidina se puede adquirir en cajas de 20 sticks, cada stick contiene 20ml para diluir en las bebidas o directamente en la boca. Además, también se encuentra a la venta en crema para ser aplicada directamente en el área afectada.

Consejos para prevenir la artrosis

Es importante realizarse exámenes médicos al primer síntoma de dolor en las articulaciones. La detección temprana de esta enfermedad permite establecer planes de entrenamiento físico que estimulen los procesos de regeneración ósea. Aumentar el volumen y capacidad de los tendones y mejorar el tono muscular originan pérdida de peso, que influye positivamente en el control de la artrosis, ya que las articulaciones soportan mejor la carga mecánica.

Si el grado de afectación es moderado con una tendencia hacia arriba, existen ejercicios específicamente diseñados para cada articulación. La actividad debe ser monitoreada por un fisioterapeuta para controlar que no exista una sobrecarga de esfuerzo en los músculos. Una dieta rica en carnes, embutidos, azúcares refinados y productos lácteos pueden empeorar el desgaste y dolor.

Además del entrenamiento y terapia física, los suplementos preventivos son excelentes para aminorar los riesgos de padecer artrosis a una edad avanzada. Por ello, la cartidina es un producto valioso para la protección articular y se puede comprar en farmacias, centros dietéticos o la tienda online de Direct Nutrition.