¿Por qué para salir de ASNEF no es una buena idea el “hacerlo uno mismo”?

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Gracias a IKEA una persona puede llenar su salón con una decoración pintona sin necesidad de gastar mucho dinero, pero deberá seguir las instrucciones y montar todas las piezas. Lo que para algunos no resultará nada difícil, sino más bien un entretenimiento, para otros será un mueble al que le sobran piezas. Esta es una empresa multinacional mundialmente conocida.

Este modelo sueco funciona para el montaje de muebles, pero no está tan claro si este funcionaría, por ejemplo, en el caso de los coches: “Introducir la trócola del cigüeñal con el perno golpeando con la llave Ronson sobre… y ya se ha montado el Ferrari de IKEA”. Desde luego no está tan claro.

Con las listas de morosos pasa un poco parecido que con el coche de IKEA, solo que parece que no es tan difícil, «solo» es mandar papeles, igual que la relatividad «solo» es E=mc2, pero las naves espaciales mejor dejárselas construir a los de la NASA por lo que pueda pasar. Se pueden consultar y modificar los datos en los ficheros de morosidad lo mismo que se puede tirar un petardo y que suba muy arriba y explote. No obstante, para lanzar un cohete a la Luna quizás mejor dejar a Elon Musk.

Por este motivo, cuando se tiene un problema con los ficheros de morosos es mejor contactar con una empresa como Woinfi Legal.

¿Por qué consultar los datos?

Esta es a priori la parte más fácil. Se puede mandar un correo a ASNEF y esperar tranquilamente a una posible respuesta durante el mes de rigor. Una vez haya pasado este mes, se puede volver a mandar el correo y seguir esperando. Así de manera reiterativa, como un rezo tibetano.

Otra alternativa es contactar con Woinfi Legal, un experto que aclarará todas las dudas sobre los problemas que se tengan de forma gratuita. Además, por menos de 40 € y en cuestión de horas ofrecen el informe y explican punto por punto cada dato que viene reflejado en este.

Como se puede observar, es parecido aunque no es igual. Hay que tener en cuenta que esta es la parte fácil y que la parte difícil viene después.

Sacar los datos del fichero

La cosa aquí se complica. La solución que se ofrece es pagar la deuda y esperar a ser sacado del fichero lo antes posible. Aquí el rezo adquiere mayor importancia. Este proceso puede ser largo, puesto que hay personas con deudas ya abonadas que llevan en él muchos años.

No obstante, existen empresas como Woinfi que pueden sacar a las personas de ese fichero sin necesidad de pagar la deuda. Además, se puede obtener una indemnización al haber sido incluido en el fichero sin cumplir la normativa gracias al acuerdo que tienen con Honoriza, con el que muchos clientes se han encontrado con una compensación de hasta 15.000 €.

Aun así, el tema es complicado. Si un particular manda una reclamación y reconoce de manera implícita o explícita la deuda, el cohete explota sin llegar al destino. Esta es la razón por la que se debe contratar un profesional, con el fin de conocer al dedillo los derechos de las personas y conseguir así la mejor solución, no solamente una solución.