Pesca con Devolución en Patagonia: una experiencia única en escenarios interminables

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
/COMUNICAE/

La pesca sostenible, una marca registrada de la Patagonia argentina, ofrece a los viajeros no sólo las mejores capturas sino unos de los escenarios más deslumbrantes del planeta, según indican fuentes del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), organismo responsable de la promoción turística internacional de la Argentina

Pescar en la Patagonia argentina es sentirse parte de un paisaje tan mágico como indescriptible. La Cordillera que se refleja en lagos cristalinos, entre alerces milenarios, cohiues y cipreses. Silencios e inmensidad. Un ecosistema privilegiado del planeta. Más de un millón de kilómetros cuadrados entre montañas, bosques, glaciares, incontables ríos transparentes, ciervos, huemules, pumas y cientos de aves que atraviesan el cielo impoluto del sur argentino.

Una Patagonia virgen, con vistas inconcebibles espera a los pescadores de todo el mundo para disfrutar de una experiencia interminable.

Para quienes la practican, la pesca con devolución es una pasión. Para los que se inician, un desafío. La pesca sostenible es ya una marca registrada de la Patagonia argentina, no sólo porque se practica en uno de los confines más espectaculares del mundo, sino por la cantidad y el tamaño de las capturas, en ríos de agua dulce, alimentados por glaciares y nevadas de las altas montañas, repletos de peces.

Las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro y Chubut se caracterizan por la trucha Arco Iris, Marrón, Fontinalis y Salmón encerrado, mientras que en Santa Cruz y Tierra del Fuego destacan las capturas de truchas “Trophy Size”. Una experiencia de esas que quitan la respiración por la belleza de un entorno diverso y cambiante, desde el bosque húmedo hasta la estepa patagónica.

 

Temporada de pesca:

Entre el 1 de noviembre y el 1 de mayo, la Patagonia argentina invita a descubrir los mejores paisajes para practicar pesca con mosca. En La Pampa la temporada de pesca va desde el 1 de enero al 1 de agosto y luego del 1 de noviembre hasta el 31 de diciembre.

 

La Pampa
El Río Colorado, con unos 500 kms de costa en suelo pampeano -límite natural entre La Pampa y Río Negro-, es un importante objetivo de pesca dentro de la Patagonia, con distintas zonas aprovechables en todo su recorrido, se pueden encontrar truchas Arco Iris y Marrón. La modalidad es mosca o fly cast y la jornada de pesca es solamente diurna.

 

Neuquén
Parque Nacional Lanín.
Un escenario único con 24 lagos de origen glaciario que alimentan una vasta red de ríos, con el río Aluminé como vertebrador. El Parque abarca 160 km de recorrido a través de los ríos Pulmari, Ruca Choroi, Quillén, Malleo y al Catan Lil. Pescar en el Quillén bajo sus araucarias eternas es un desafío para los sentidos.

El caudal del río Aluminé lo hace perfecto para flotarlo, en especial, en su cauce medio e inferior con baja a muy baja presión de pesca desde la localidad de Pilolil. Ofrece gran cantidad de capturas de arco iris y marrones de 3 kg.

El río Malleo es excelente para la práctica de mosca seca con equipo liviano. La majestuosidad del volcán Lanín y sus aguas cristalinas pintan un paisaje invencible.

El río Chimehuin, señalado como el más famoso de los ríos patagónicos por la calidad y tamaño de sus presas atrae a mosqueros de todo el mundo.

 

Parque Nacional Nahuel Huapi. 170 km de Norte a Sur recostados sobre la Cordillera de los Andes.

El río Traful con sus 22 km de extensión es mundialmente reconocido por sus salmones encerrados. Las condiciones de pesca y belleza de este lugar son inigualables.

El río Limay: los guías de pesca más experimentados aseguran que el Limay es uno de los mejores ríos del mundo. Las capturas en la boca donde desagua el lago Nahuel Huapi son de gran tamaño y río abajo en los valles el paisaje es majestuoso a medida que se acerca a la confluencia con el río Traful, en la zona conocida como Valle Encantado.

El río Correntoso, con tan sólo 165 metros de largo es uno de los más cortos y famosos del planeta. En su desembocadura se obtuvo el récord mundial, una marrón de 16,400 kg

Río Negro
Al sur de Bariloche, en los lagos Gutiérrez y Mascardi, la laguna de los Moscos y el río Manso, los lagos Hess y Fonk con vistas deslumbrantes del Cerro Tronador, los aficionados encuentran zonas perfectas para practicar pesca con devolución. En el Hess y el Fonk se pesca embarcado casteando hacia la costa y son comunes las capturas de grandes marrones.

Chubut (paralelos 42 a 46 de latitud sur)

Parque Nacional Los Alerces. Un área intangible que incluye una formación boscosa única, los alerces de hasta 60 metros de altura y llegan a vivir hasta 3000 años. Un paisaje tan increíble como real con un complejo sistema lacustre de ríos y arroyos. La pesca con mosca se practica en el río Carrileufu que nace en el lago Cholila y desemboca en el lago Rivadavia. Alberga la mayor población de salmones encerrados de la región y resulta ideal para flotarlo a lo largo de todo su recorrido.

Río Corcovado en su boca que es el desagüe del lago Vintter se capturan fontinalis de hasta 4kg. Mientras, en el tramo superior del río abundan las marrones, arco iris y fontinalis. Su tramo inferior es dominado por el salmón Chinook, esto se debe a que el río fluye en dirección oeste para internarse en Chile y desembocar en el Océano Pacífico.

Río Chubut: 867 kilómetros que desembocan en el Atlántico. Su lecho de piedra y aguas bajas lo convierten en relativamente fácil de pescar. Una de las recomendaciones es castear bajo la Piedra Parada, una formación volcánica de 300 mts de altura.

Río Pico: un punto neurálgico para disfrutar de los numerosos ambientes de pesca que dan fama a esta región que incluye 5 lagos y 3 ríos. El mejor lugar es el tramo intermedio en la confluencia con el río Las Pampas que contiene truchas marrones de gran porte.

Santa Cruz. La Patagonia virgen
Río de la Vueltas: nace en la Laguna del desierto y sus 35km desembocan en el lago Viedma. Sus aguas bien oxigenadas proveen el ambiente ideal para las arco iris.

Río Santa Cruz: Nace en el Lago Argentino y recorre 383 km hasta llegar al Atlántico. Es el único río de vertiente atlántica que alberga la trucha Steelhead de imponente porte y fuerza que remonta el río para desovar. Las proximidades de Piedrabuena son ideales para pescar.

Río Gallegos: con sus 300 km de recorrido a través de la estepa patagónica, árida y ventosa, es el último río en cruzar el continente de lado a lado. La mala calidad nutricional de sus aguas llevó a las marrones (sea-runs) a desplazarse hacia el océano donde incrementan su peso antes de regresar a desovar.

Tierra del Fuego
Río Grande: es considerado el mejor río para la pesca de truchas de mar de todo el mundo. Recorre 220 km hasta desembocar en el océano Atlántico. Se caracteriza por los constantes vientos y peces de gran tamaño.

Lago Fagnano: con 580 km y 230 km de costa es el 2do lago de Argentina y el 5to de Sudamérica. Dado a la falta de reparo los vientos provenientes del Pacifico levanta un oleaje similar al del cabo de Hornos. La pesca de las abundantes marrones y fontinalis, se practica con semirrígidos de no menos de 4 mts de eslora y motor potente. Las mejores zonas para la pesca son las cercanas a los 5 ríos que desembocan en el lago.

Invitan a seguir explorando destinos de una Argentina Infinita.

www.argentina.travel

Fuente Comunicae