Pérez-Llorca analiza las ventajas del régimen de empresa familiar ante la inminente reforma laboral

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El webinar organizado conjuntamente por Pérez-Llorca e Ibercaja ha contado con la participación como ponentes de Juan Linares, responsable de Asesoría Fiscal de Negocio de Ibercaja, y José Suárez, socio de Fiscal de Pérez-Llorca. El evento constituyó un foro de análisis de las ventajas y requisitos del régimen fiscal de empresa familiar, para destacar con ello la importancia de la planificación patrimonial y fiscal y arrojar luz sobre las complejas condiciones de aplicación de este incentivo fiscal.

Ambos ponentes abrieron la sesión mencionando un dato revelador sobre la importancia de este régimen: cerca del 90 % de las compañías en España son empresas familiares, y el éxito de las más longevas está basado en su capacidad de organización y planificación.

Partiendo de esta premisa, Juan Linares comenzó su exposición recordando la importancia de la planificación patrimonial para mejorar la gestión y administración del patrimonio. En este sentido, el ponente destacó que esta planificación “debe analizarse desde tres ópticas: la financiera, buscando aumentar la rentabilidad; la fiscal, buscando el ahorro y el diferimiento de impuestos, y la jurídica, para fijar un marco legal estable con el que hacer frente a futuras contingencias, teniendo siempre en cuenta las circunstancias personales y familiares de cada empresario”.

En relación con el régimen de empresa familiar, Linares recordó que, “pese a la incertidumbre fiscal del momento actual, el eje básico normativo se encuentra en la Recomendación de la Comisión 94/1069/CE que lo ampara”. Además, introduciendo los requisitos de aplicación que posteriormente desarrollaría José Suárez, destacó la importancia de conservar todos los justificantes documentales que acrediten el cumplimiento de sus requisitos de aplicación.

Tras esta intervención, José Suárez pasó a exponer las diferentes vertientes y condiciones de aplicación del régimen de empresa familiar, que definió como “un beneficio fiscal que permite aligerar la carga asociada a la tenencia y a la transmisión a futuras generaciones de un patrimonio empresarial”.

El socio de Pérez-Llorca desarrolló los requisitos de acceso al régimen para empresarios persona física y empresarios persona jurídica, el alcance de la aplicación del régimen en este último supuesto, así como el contenido de los beneficios fiscales vinculados a este régimen en el Impuesto sobre el Patrimonio (IP), el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) y el IRPF. Suárez ilustró la presentación con ejemplos prácticos y destacó el análisis que hace la doctrina administrativa o la jurisprudencia de estos requisitos.

Asimismo, el socio resaltó la trascendencia de poder acreditar los requisitos fácticos ante una posible comprobación o inspección administrativa. Además, añadió otras dos cuestiones prácticas relevantes: la importancia de tener un seguimiento de la doctrina y jurisprudencia dado el carácter no exhaustivo de la normativa reguladora, así como la conveniencia de que más de uno de los miembros del grupo familiar permitan el cumplimiento de los requisitos del régimen, de forma que se disponga de “comodines” que dificulten el incumplimiento de las condiciones de aplicación.

Para finalizar el coloquio, y antes de dar paso a una ronda de preguntas de los asistentes, Juan Linares señaló que “las posibles reformas fiscales vendrían en el medio o largo plazo”. En este sentido, concluyó que “a buen seguro, y si bien con posibles cambios, los incentivos aplicables a la empresa familiar se mantendrán en vigor, lo que es una prueba de la estabilidad fiscal que este régimen aporta”.