Pascual Innoventures lanza Mylkcubator, la primera incubadora para el sector lácteo

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pascual Innoventures, sociedad promovida por la familia Pascual que nace para impulsar la alimentación del futuro, ha lanzado Mylkcubator, la primera incubadora global del mundo especializada en el desarrollo de proyectos de innovación para el sector lácteo, según ha informado la firma.

Con el apoyo de Eatable Adventures, una de las tres principales aceleradoras mundiales de tecnología alimentaria, Mylkcubator se convierte, así, en la primera incubadora internacional enfocada a la detección y desarrollo de ‘startups’ altamente innovadoras especializadas en la aplicación de nuevas tecnologías a la cadena de valor de la industria láctea.

Así, Pascual Innoventures, en su compromiso con el futuro de la alimentación, ha puesto en marcha este proyecto con el objetivo de seguir apoyando el desarrollo y la consolidación del sector lácteo mediante la tecnología más puntera y la promoción de nuevos modelos de negocio, así como de modelos productivos cada vez más sostenibles.

El programa, que se lanzará con periodicidad anual desde 2021, contará con un contenido de alto rendimiento enfocado a la construcción de sólidas ‘startups’ de base tecnológica que den respuesta a los retos a los que se enfrenta la industria láctea.

La primera edición de Mylkcubator tendrá una duración de seis meses y tiene como objetivo impulsar a diez ‘startups’, emprendedores y proyectos científicos de todo el mundo que desarrollen soluciones innovadoras en el espectro de la agricultura celular y la fermentación para la industria láctea.

“El espíritu emprendedor e innovador está en nuestros genes, viene de la actitud inconformista que nos inculcó mi abuelo, Tomás Pascual. Esa que nos hace soñar en grande y atrevernos a correr riesgos, no solo con la cabeza sino también con el corazón. Y esa misma actitud es lo que nos hace mirar y adelantarnos al futuro apostando por un proyecto como Mylkcubator”, ha afirmado el director de Innovación de Pascual, Gabriel Torres Pascual.

AGRICULTURA CELULAR Y FERMENTACIÓN PARA LA INDUSTRIA LÁCTEA

El objetivo de esta primera edición de Mylkcubator es impulsar el desarrollo de proyectos basados en fermentación y agricultura celular que incorporen alta tecnología. De hecho, de todas las categorías en desarrollo en este tipo de investigaciones científicas, los lácteos es la que mayor crecimiento potencial presenta en la actualidad.

Por un lado, la fermentación, un proceso natural que se encuentra en alimentos como el pan, es un método altamente eficiente y escalable que permite producir proteínas, aromas, vitaminas, entre otros, de alta calidad con un impacto ambiental muy reducido.

En la fermentación, en concreto, se utilizan microorganismos que hacen de “fábricas celulares” para desarrollar ingredientes funcionales específicos y componentes lácteos que permitirán construir la alimentación del futuro; como ciertas proteínas lácteas, vitaminas presentes en la leche u otros compuestos presentes en la dieta media actual.

Por otro lado, la agricultura celular es la producción de alimentos de origen animal a partir de cultivos celulares y tiene por objeto proporcionar a las personas componentes presentes en productos de origen animal con un bajo impacto sobre el medio ambiente, así como con numerosos beneficios para la salud humana.

La obtención de componentes presentes en productos lácteos a través de procesos como estos permitirá, no sólo reducir la huella ambiental al mínimo, sino también generar nuevas posibilidades para otras industrias, como la farmacológica, cosmética o la alimentaria en su conjunto, a través de ingredientes tradicionalmente presentes en la leche.

En la actualidad, este tipo de procesos, de origen natural, aplicados a la industria láctea están en fases todavía incipientes. Sin embargo, el avance en materia de I+D en estos ámbitos actualmente, apostando por la innovación de forma temprana, puede suponer la solución a los retos futuros para atender las necesidades alimenticias de la población.