Origen del uso del polígrafo en España

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

José A. Landa, el mítico polígrafo de cientos de programas de televisiones de Italia, España y Portugal, ha decidido narrar la apasionante historia sobre cómo llegó el polígrafo a España y por qué se hizo tan popular.

“Haim Victor Cohen, antiguo experto de Mosad, venía a España a realizar exámenes para Rich y otra gente, así que me llamó para hacerle de traductor y ya no me separé de él durante varios años. Finalmente, me invitó, a finales de 1993, a tomar un curso en el Israel Polygraph Institute de Tel Aviv”, comenta José.

Justo por aquel entonces, Telecinco ponía en marcha La Máquina de la Verdad, de Julián Lago. Esto fue una gran coincidencia, algo inesperado que sería vital para que el polígrafo se instalara definitivamente en la cultura popular española. José A. Landa explica que llamó a la cadena y les dijo que su empresa tenía esa tecnología en España: “Eso les alivió, pues solo contaban con un tal Ed Gelb que venía desde California. Cohen y yo hicimos siete programas de La Máquina de la Verdad, alternándonos con Gelb”.

José siguió con el programa, de la mano de Valerio Lazarov, que por aquel entonces había dejado de ser director general de Telecinco. “Valerio estaba encantado con el formato y decidió llevarlo a Rumanía, su país natal. Allí, en 2002, hicimos Masina Adevarului, siendo todo un éxito de audiencia, con sus 23 episodios”.

Además, José A. Landa realizaba polígrafos privados. “Cada día tenía más trabajo de la mano de agencias de detectives, empresas de seguridad e incluso ETT. En el 1998, internet nos dio la independencia al crear nuestra primera web”, asegura. Desde entonces, José Antonio y su hija Patricia Landa, psicóloga forense, forman un tándem que ha llevado el polígrafo por medio mundo. De hecho, él es CEO de Europolygraph y ella es directora de la European Polygraph Academy, una escuela internacional con alumnos en más de 25 países que, en estos momentos de pandemia, se ha convertido en una de las primeras opciones para convertirse en un profesional del polígrafo, a través de la formación online de su plataforma Moodle. Las cifras hablan por sí solas. Desde 2014, fecha de inicio del proyecto de cursos en línea, hasta hoy, se han convertido en una de las primeras opciones a nivel mundial, habiendo reducido los costes de enseñanza un 70%.

En la actualidad, poligrafo.com ofrece, a precios muy asequibles, soluciones a problemas relacionados con infidelidades, asuntos internos de empresa y de honestidad entre particulares en toda Europa, hasta en seis idiomas. Los precios dependen del grado de dificultad, urgencia y localización geográfica del cliente. Si bien una sesión de polígrafo con alguien tan experimentado como José Antonio o su hija puede costar en España 375 €, siempre usando la más reciente tecnología, factor esencial, pues siendo distribuidores tecnológicos cuentan con la instrumentación más avanzada del sector, como el polígrafo inteligente Elite.