Nuevas reglas para la música en directo

Por Silvano Rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La música en directo ha sido golpeada por la pandemia, y desde luego unas nuevas reglas o recomendaciones deberían ser parte de la solución para un nuevo resurgir. El siguiente artículo de opinión de MBW proviene del columnista Eamonn Forde. Este hombre, periodista de la industria de la música desde hace bastante tiempo, es el autor de The Final Days of EMI: Selling the Pig . Su nuevo libro, Leaving The Building:The Lucrative Afterlife of Music Estates, ya está disponible a través de Omnibus Press.

A medida que navegamos con cautela en nuestro camino hacia la “nueva normalidad’” en todos los ámbitos de la vida, se habla mucho sobre The Great Re-Set y por qué deberíamos usar esta pausa en nuestras vidas para mejorar las cosas cuando regresen.

Los familiares y amigos serán apreciados un poco más. El viaje diario en hora punta podría convertirse en la excepción más que en la regla. Cinco días a la semana en la oficina se convertirán en tres (o, para algunos, un anacronismo total).

Con suerte, a estas alturas, el “regreso a la vida” para ti ha sido más que una febril imaginación falsa y que, con seguridad, por supuesto (y si quieres, por supuesto), has estado en un lugar o un festival y has tenido esa sacudida de placer al cerebro y al corazón que solo un gran concierto puede ofrecer.

La música en vivo ha sido la más golpeada durante los encierros recurrentes, pero se están dando los primeros pasos tentativos. Los lugares, los artistas, el equipo, los proveedores y el resto sufrieron enormemente durante la pandemia, por lo que deberíamos ir a más espectáculos que nunca para ayudar a impulsar esta parte del negocio a nuevas alturas.

Pero antes de volver a cómo eran las cosas antes de marzo de 2020, hay formas de mejorar los conciertos para todos. Este momento nos brinda la oportunidad única de presionar el botón The Great Re-Set para escuchar música en vivo.

Para lograr esto, se proponen algunas ideas y nuevas reglas para su consideración:

  • A menos que tengas que estar en el concierto para trabajar, por ejemplo, eres parte de la producción, banda o artista, catering, etc; estás moralmente obligado a no llamar ni enviar correos electrónicos.
  • Desde marzo del año pasado, su única experiencia de música en vivo era a través de una pantalla: viendo transmisiones en vivo en su teléfono, su ordenador portátil o televisor inteligente. Esto, más que nada, fue un cruel recordatorio de lo que nos estábamos perdiendo.Estábamos distanciados física y emocionalmente de la actuación que estaba sucediendo en el escenario. Esa conexión humana de ser parte de ese momento en ese momento en ese espacio era el elemento que faltaba. El crujido en la habitación al ver música en vivo no se puede reproducir en línea. Esto se hizo rápido y horriblemente claro. En resumen, prohibir tomar fotos o grabar el espectáculo.
  • Comprar todo el merchandising siempre que todo sea de origen ético y respetuoso con el medio ambiente, por supuesto. La cruel realidad de muchos pequeños artistas es que, en el mejor de los casos, viven al día. Eso era cierto antes de la pandemia y es aún más cierto ahora.Si tienen una mala noche en la sección de productos de merchandising, podría significar que han vuelto a tener sándwiches para la cena y que es posible que no tengan suficiente dinero para la gasolina que los lleve al próximo espectáculo.Comprar algo en esos espacios puede verse como un pago inicial importante para el futuro de la banda.
  • El fin de las tarifas ocultas o de reservas. Todo hasta ahora ha estado dirigido al público, pero el negocio de la música en vivo necesita poner su propia casa en orden aquí. Te hemos extrañado, pero no hemos extrañado todo sobre ti.¿Quieres que la gente regrese para ver música en vivo y que siga regresando? Excelente. Entonces no los trate con desdén. Encuentre formas de animarlos.Una de las mejores maneras de hacerlo es no, cuando lleguen a la caja en línea, agregar £ 3.50 en tarifas de reserva por cada entrada. Simplemente enumere se debería poner un precio fijo desde el principio.
  • Sería una buena idea premiar al cliente fiel. ¿Quieres que la gente regrese a tu lugar para ver más música en vivo? Entonces hay que tratarlos con cariño.

Una tarjeta de lealtad para cada vez que van a un espectáculo y puntos que pueden usarse para otros eventos.  Las compañías de organización de conciertos deberían pensar en esto y ofrecer un valor añadido al cliente si quieren tener más fieles a la causa.

Desde luego estas consideraciones pertenecen a la mente de este afamado periodista musical. Pero muchos de nosotros también podríamos tener nuestras propias ideas de cómo reforzar la asistencia a espectáculos musicales y encontrar así un espacio de satisfacción más allá del mero concierto en si.

Posiblemente, los nuevos clientes, esa nueva generación que pronto tomará el relevo en la decisión final de la compra, está esperando ser tratada de manera diferente por parte de las grandes organizaciones que se encargan de producir estos eventos. La suerte está echada.