Natura Bissé: la cosmética de los Oscar

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Natura Bissé comenzó en Barcelona en una época de fuerte crisis económica. En el año 1979, Ricardo Fisas Mulleras trabajaba con un método revolucionario de hidrolizar proteínas de aminoácidos de colágeno, elastina y queratina. Extrapoló esa innovación a otro sector y creó una empresa en un ámbito desconocido para él: el cuidado de la piel. Investigó a fondo y descubrió que los aminoácidos naturales con los que solía trabajar, en su forma libre, tenían una poderosa capacidad de penetración molecular con unos efectos rejuvenecedores sobre la piel. Así fue como nació la primera fórmula Natura Bissé.

La compañía se adentró en la cosmética a través de los centros de belleza. “Seleccionamos a las mejores esteticistas de la industria y establecimos un vínculo fuerte entre nuestros productos y sus manos. El gran valor añadido de Natura Bissé fue no encasillarse en un canal concreto, sino ver el mercado en su transversalidad; seguir a su clienta en donde estuviese en cada momento; acompañar a la persona que quiere cuidarse en los momentos y lugares diferentes donde lo hace. Nos centramos en nuestro expertise, que es el cuidado de la piel. Evitamos entrar en sectores como el maquillaje para ser referentes en el cuidado de la piel a nivel mundial”, explica Verónica Fisas, CEO de Natura Bissé.

En sus más de 40 años de trayectoria han escuchado cada piel de forma individual y han perfeccionado sus cosméticos y rituales. Se han especializado más y han sido más efectivos. Ofrecen un promedio de unos siete millones de tratamientos al año en todo el mundo. Sus tratamientos y productos pueden encontrarse en tiendas exclusivas, spas y hoteles de lujo en más de cuarenta países.

Sus esfuerzos y sus profesionales les permiten ser reconocidos por lo que llaman su spa legacy: unos orígenes, un legado y un conocimiento que nace de los auténticos expertos en el cuidado de la piel.

Natura Bissé fue en 1995 la primera marca española que entró en almacenes de lujo de Estados Unidos. Diez años después se hizo famosa por preparar la piel de las estrellas para los Oscars, el evento más importante del cine. En 2013 abrió su primera tienda insignia en Hong Kong. Más tarde llegó la segunda tienda física en Shanghái y tiendas online en EEUU, Reino Unido, China, España, México. En 2018, 2019 y 2020 ha sido elegida como la mejor marca de spa del mundo por los World Spa Awards, un prestigioso premio a nivel global que reconoce a las mejores empresas del sector del bienestar. En 2020 ha inaugurado la nueva fábrica y oficinas corporativas en el Barcelona Synchotron Park-Parc de l’Alba, una de las áreas científicas, tecnológicas y empresariales más avanzadas de Europa. Esta nueva sede cuenta con los sistemas más avanzados de gestión de actividad industrial; incluye un nuevo centro productivo y logístico de última generación, diseñado para incrementar la capacidad de innovación de Natura Bissé.

El gran reto de la compañía ha sido manejar el crecimiento constante y saber transmitir su cultura empresarial: “Encontrar, retener equipos, talento comprometido con los valores y la ética de nuestra empresa familiar para poder gestionar la expansión en cada lugar del mundo en donde estamos sin perder los valores de empresa. Actualmente nuestros grandes focos de expansión son los Estados Unidos, China y Sudeste Asiático”, señala Fisas. “Uno de nuestros mayores retos es mantener el equilibrio entre las nuevas demandas digitales y nuestro spa legacy. Al igual que otras empresas tradicionales del lujo, requerimos de una gran dosis de creatividad para seguir siendo relevantes en el mundo digital, sin perder nuestra esencia”, añade.

La compañía se fundó con 1 millón de pesetas en 1979 (unos 6.000 euros). Actualmente factura 84,7 millones de euros. El 87% proviene del extranjero. En 2019 creció un 21% tras consolidar su negocio en China, responsable del 30% de sus ingresos.

La independencia financiera ha sido clave para hacer los proyectos necesarios en cada momento: “Nuestro modelo no ha sido de una exportación expansiva apalancada, sino gradual, por mercados donde nos permitiera crear marca y penetrar cada mercado sólidamente. Actualmente contamos con un equipo de 400 personas (un 80% mujeres, en todos los niveles de la estructura de la empresa), y filiales en Estados Unidos, México, Reino Unido y China”, indica Fisas.