Mitsotakis exige un pasaporte europeo de vacunación de cara al verano: “Es crítico para los países del sur”

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, ha instado este viernes a los países de la Unión Europea a crear cuanto antes un pasaporte europeo de vacunación contra la COVID-19 de cara al verano para facilitar los viajes y fomentar el turismo, algo que ha calificado como “crítico” para los países del sur de Europa.

En un evento organizado por Nueva Economía Forum, el mandatario del país heleno ha insistido en que se trata de un sistema “relativamente sencillo” que permitiría a las personas vacunadas “viajar sin restricciones”.

“Es algo crítico para nuestras economías, especialmente para los países del sur de Europa, y un abordaje desde la UE es necesario”, ha explicado antes de recalcar la importancia de situar “protocolos adecuados” para permitir los desplazamientos entre países comunitarios.

Así, ha hecho hincapié en la importancia de poner en marcha medidas para “proteger a los trabajadores del sector turístico”, siempre teniendo en cuenta la realización de “pruebas de detección de infecciones antes de que los turistas entren en los aviones”.

Mitsotakis ha considerado así que la temporada turística venidera será “mejor que la del año pasado” y ha expresado que considera que la Comisión Europea acabará cediendo hacia la creación del pasaporte de vacunación. “Si no, lo harán los países miembro porque existe un interés en ofrecer a los ciudadanos la oportunidad de tener esa prueba como garantía para facilitar los viajes”, ha dicho.

EL FIN DE LA PANDEMIA

En este sentido, el primer ministro se ha mostrado optimista sobre el fin de la pandemia y el futuro de la economía: “La recuperación va a ser rápida”. Con esto en mente, ha subrayado que se siente “contento” al ver que Mario Draghi, ahora primer ministro de Italia, “está llevando al país en esta misma dirección de reformas”. “Hay hilos que conectan a los países del sur y necesitamos una mayor coordinación”, ha añadido.

Respecto al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE, ha sostenido que éste permitirá que los fondos “se diseminen por toda Grecia”, algo que ha descrito como muy buena señal. Así, ha dicho ser consciente de que no se trata de “dinero fácil” y ha manifestado que “no se trata de billetes en blanco para gastar”.

“Somos conscientes de lo que podemos y no podemos hacer con nuestro dinero y estas son nuestras prioridades de buen principio. Todo el mundo ha de cumplir”, ha afirmado antes de señalar que “son las reglas adecuadas”.

Por otra parte, ha defendido la estrategia de vacunación de la UE a pesar de los retrasos. “Represento a un país europeo de tamaño medio y me siento mucho más cómodo cuando la UE negocia en mi nombre”, ha señalado al tiempo que ha detallado que la idea es comprar las vacunas a nivel europeo para distribuirlas “sin importar si los países son ricos o pobres, grandes o pequeños, del sur o del norte”.

Mitsotakis, que ha recordado que aún faltan millones de dosis por llegar, ha incidido en que Grecia espera recibir los viales durante los próximos meses. No obstante, ha recalcado que “todos estarán vacunados”. “Lo que Europa ha hecho nos lleva a mejorar nuestra eficiencia. (…) Es un buen ejemplo de solidaridad europea”, ha argumentado.

AGRADECE A LA UE EL APOYO FRENTE A TURQUÍA

Respecto a las disputas que Grecia mantiene con el Gobierno turco en materia marítima, el mandatario griego ha dado las gracias a Bruselas por el apoyo recibido y ha dicho confiar en el Derecho Internacional y el principio de “buena vecindad” para que “no haya problemas”.

En este sentido, ha aclarado que las diferencias entre los dos países no es un asunto únicamente nacional sino “diferencias que afectan a la UE en toda su totalidad”. “Creo que esto está muy claro y quiero destacar el apoyo de todos los miembros porque de alguna manera ha quedado claro que hay un apoyo”, ha insistido.

Además, ha aplaudido la reanudación de las conversaciones en materia exploratoria, que cuentan con la mediación de la OTAN, y ha indicado que Atenas ha invitado a Ankara a una segunda ronda de conversaciones: “no hay contestado aún pero esperamos que lo hagan pronto para trabajar con la vista puesta en solventar problemas marítimos y terrestres”.

El pasado 25 de enero, Turquía y Grecia retomaron el diálogo para tratar de resolver la disputa marítima que mantienen desde hace años en el Mediterráneo oriental, después de que se incrementaran las tensiones en verano de 2020 tras unas prospecciones llevadas a cabo por Ankara en aguas que Atenas considera suyas.

SITUACIÓN GEOPOLÍTICA

Sobre la situación geopolítica mundial en plena pandemia, ha destacado la importancia de la Conferencia sobre el Futuro de Europa y ha apuntado a la nueva Administración estadounidense, liderada por Joe biden, como una “gran oportunidad de recalibrar las relaciones con Estados Unidos”.

“Esto necesariamente no significa que vayamos a coincidir con Estados Unidos en todos los frentes pero hay aspectos de la política exterior americana correctos y hemos de ver que Estados Unidos tiene que volver a una posición adecuada sobre el cambio climático, por ejemplo, porque es imposible abordarlo sin ellos”, ha declarado.

Asimismo, ha admitido que “no siempre es fácil llegar a un acuerdo”, especialmente respecto a “situaciones geopolíticas importantes”. El problema que tenemos con Turquía muestra que las decisiones en la UE no se van a tomar con la velocidad que mucha gente espera, pero es la forma en que Europa siempre ha funcionado”, ha avalado.

“La UE tiene la habilidad de sorprendernos agradablemente, como en julio cuando acordamos abordar las implicaciones económicas de la pandemia. En marzo del año pasado nadie hubiera apostado nada respecto a los fondos que se nos han ofrecido cuatro meses después”, ha zanjado.