Los profesionales de las FFCCSE deben tener una buena formación en defensa personal

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En los últimos años, diferentes técnicas de disciplinas como el Judo, el Kenpo, el Kung Fu o el Krav Maga se han ido incorporando en la defensa personal policial gracias a los beneficios que estas aportan a la hora de enfrentarse a situaciones de peligro.

Una de las disciplinas que más se está aplicando actualmente en España y en el resto del mundo es el Krav Maga Kapap Linea TML, una disciplina que no solo busca proporcionar técnicas de defensa sino también el desarrollo de la personalidad, el carácter y la confianza.

Evadir el conflicto con la defensa personal

Según comenta el Instructor policial Jose Rodríguez López (Cope), Delegado Oficial de las dos asociaciones más importantes de Instructores en Defensa Personal Policial, IPSA y PSDI, aunque el objetivo de las artes marciales es el conocimiento de técnicas de defensa y su aplicación en situaciones de conflicto, el estilo de protección proporcionado por la línea TML de Krav Maga se fundamenta en el desarrollo de la inteligencia emocional, fundamental para aplicar antes de verse involucrado en una situación de peligro. Por este motivo, este estilo de arte marcial se ha convertido en la disciplina elegida por los cuerpos policiales, con el fin de lograr mantener el control al lidiar con personas que pueden actuar de forma violenta.

El estrés que genera verse involucrado en una situación hostil en ocasiones no permite que se logre estar completamente alerta ante un ataque, por esto es importante en la defensa personal policial desarrollar la habilidad para reaccionar de manera rápida y adecuada. Esto permitirá llevar a cabo una acción instintiva ante cualquier situación de peligro, un efecto que se logra obtener mediante la práctica.

Defensa personal con técnicas propias

La disciplina y el conocimiento de las técnicas en las artes marciales no busca crear robots con destrezas memorizadas. Por el contrario, el principal objetivo es lograr desarrollar la mente, aprender a conocerse y así poder crear con inteligencia habilidades propias ante diferentes ataques.

El dominio de las emociones que obtienen los alumnos de la línea TML de Krav Maga logra desarrollar una respuesta inteligente al ataque físico con diferentes tipos de instrumentos aplicando técnicas para evadir desde cuchillos, navajas y palos hasta armas de fuego cortas o largas. Se trata de un sistema de trabajo orientado a fomentar acciones instintivas en los practicantes, utilizando técnicas fáciles de implementar con la premisa de salir indemne ante cualquier ataque o situación en la que una persona se pueda ver involucrada.

Esta es la disciplina que imparte Cope en su Escuela Gallega HKF y que su maestro Martín Luna difunde a través de cursos y seminarios por todo el mundo, y que ya ha ayudado tanto a policías como al resto de personas a desarrollar su potencial en defensa personal y a gestionar sus emociones.