Los fondos de inversión instan a compositores a vender sus catálogos

Por Silvano Rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es muy probable que nunca un compositor haya querido vender sus canciones. Pero en estos tiempos digitales, los fondos de inversión están instando a que vendan sus creaciones. Para el autor, siempre ha sido un error hacerlo, y ahora no es diferente.

Incluso los escritores que vendieron sus canciones hace solo cinco o diez años se están dando cuenta de que podrían haber hecho lo mismo hoy, y ganar al menos el doble de lo que ganaban entonces.

Los medios informan que los múltiplos que se ofrecen para los catálogos hoy en día están en máximos históricos. Eso es definitivamente cierto, pero no significa que esos precios reflejen con precisión el verdadero valor de tales catálogos de canciones.

Los mayores precios de venta de catálogos de música que se informan ampliamente en la actualidad generalmente se dan como estimaciones anónimas.

Compañías como JP Morgan, BlackRock y Oaktree Capital son grandes inversores con una idea en común: «los catálogos de música están infravalorados». Para ellos, un múltiplo de veinte veces pagado por un catálogo de música representa un seguro retorno de la inversión del 5%.

Además, es probable que estos inversores descubran una gran cantidad de ingresos obtenidos anteriormente, debido a que los propietarios actuales de estos catálogos están retenidos en un limbo entre las prácticas del pasado y el nuevo negocio digital. Esto constituirá un beneficio inesperado, uno que el vendedor perderá, y que podría aumentar drásticamente ese 5% de retorno para el fondo de inversión.

La Ley de Modernización de la Música de 2018 cambiará la forma en que las dos principales organizaciones de derechos de ejecución en los Estados Unidos, ASCAP y BMI, operen bajo decretos de consentimiento con fines antimonopolio. Estas dos míticas firmas ahora tendrán las tarifas que reciben de ciertos emisores determinadas por un panel rotativo de jueces.

Se espera que cada uno de sus pagos aumente significativamente en el entorno de un libre mercado menos acordonado por restricciones gubernamentales.

A principios de 2018, la audiencia de fijación de tarifas de derechos de autor, Copyright Royalty Board, que cubre las tarifas de 2018 a 2022, otorgó a los editores un aumento del 44% en las regalías de transmisión. Compañías como Spotify apelaron ese aumento y tal subida salarial para los autores está aún está en prisión preventiva desde la apelación cuatro años después.

Si parte o la totalidad de la adjudicación del 44 % se sostiene en la apelación, habrá un enorme pago retroactivo inesperado a los editores por el aumento diferencial que no se pagó mientras la apelación estaba pendiente

Además, y de manera casi ridícula, el próximo tribunal de fijación de tarifas, que cubrirá desde 2023 hasta 2027, ya está en marcha a pesar de que el fallo anterior aún está en apelación. Este tribunal bien podría resultar en otra mejora en las tasas de regalías pagadas a editores y compositores.

Esta carrera de los fondos de inversión por conseguir «clientes» a quienes comprar sus canciones es tal, que muchos de esos gestores comerciales no llegan a conocer el potencial y mucho menos el legado cultural de algún catálogo por la gran cantidad de canciones que administran.

La mayoría de los propietarios de catálogos importantes ya han escuchado la misma frase de cinco o diez de los mismos compradores potenciales: “Veamos sus ganancias, le diremos lo que pagaríamos, no tiene nada que perder con sólo saber cuál es el precio”.

En ocasiones, sus propios asesores, abogados, gerentes comerciales y asesores particulares comienzan a presionar para que venda. La situación en este mercado es ya, irreversible. Aunque un artista, compositor, o productor no quiera vender, a su puerta están tocando todos los días unos «señores de negro» con maletines que pesan tanto como sus promesas de beneficios astronómicos.

Para entender este cambio en el sector de los derechos de autor en la música, antes los compositores obtenían la leche de sus propias vacas. Hoy, los fondos de inversión ofrecen leche suficiente para muchos años, pero las vacas ya no están en sus graneros. Simplemente se han marchado a pastar con otros criadores y en tierras desconocidas.