Los distintos recursos para la búsqueda de financiación, por Enfoca Dirección

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Para desahogar un negocio existen diferentes alternativas a la financiación externa para evitar intereses, préstamos (no solo los famosos préstamos ICO), subvenciones para empresas, etc.

Es preciso recordar que la financiación externa de un negocio puede venir de distintas fuentes: ahorros, amigos, familiares, bancos, organismos públicos, inversores, etc. Cada una está vinculada a una fase diferente de crecimiento.

Así que, se puede tener la suerte de encontrarse en una fase en la que sea posible recurrir a alternativas diferentes a la financiación externa con intereses. No obstante, existen algunas acciones previas de búsqueda de financiación muy interesantes.

Family, Friends and Fools

Antes de tirar de la familia y amigos se habrá utilizado la opción más habitual: los ahorros. Se da por hecho que esta vía ya se agotó al montar el negocio, como es lógico y común entre los emprendedores. Por tanto, es hora de pasar a la segunda opción: el entorno social más cercano. Es decir, la familia, los amigos…

La familia y los amigos pueden prestar dinero, pero lo más normal es que pidan una garantía o algo a cambio. Como los intereses no son una opción (porque si no se optaría por la financiación externa, sin poner en riesgo los ahorros de los seres queridos) es posible ofrecerles una solución muy común:

Formar parte de tu negocio

La desventaja, sin embargo, es muy grande y nace de una ventaja aparente: conseguir dinero de forma fácil y sin intereses puede poner en riesgo las relaciones familiares y las amistades.

¿Por qué? Por la confianza. Si han apostado por el negocio es por quien está detrás, no porque la idea les encante (que puede que lo haga, pero en la balanza no pesa apenas). Por lo que hay que tener especial cuidado con los siguientes pasos si se opta por esta opción e intentar no romper su confianza. Ejemplos de ello los hay a montones y es preciso pensarlo muy bien antes de dar ese paso.

También cabe mencionar a los fools, se refiere en este caso a locos. ¿Por qué? Porque se trata de personas que pueden ser desconocidas y que apuestan por el negocio, sin ningún tipo de interés y con un riesgo muy elevado. Solo hay que tener la suerte de encontrarlos y que apuesten por la empresa.

Campaña de crowdfunding

El crowdfunding consiste en ofrecer a pequeños inversores individuales el producto o servicio con una serie de ventaja si se paga por adelantado. Es habitual hacerlo para productos o servicios novedosos, que no existan ya en la empresa o mercado (el atractivo para el comprador es tener acceso de manera exclusiva a un producto o servicio novedoso).

De esta manera, se puede empezar a producir con las ventas ya realizadas, sin incurrir en costes y sin tener que buscar financiación externa, subvenciones para empresas o préstamos.

Normalmente, este tipo de procesos se llevan a cabo de forma online a través de diferentes plataformas en las que se describe el proyecto, la cantidad necesaria para su viabilidad, fecha de inicio, el beneficio que saca el inversor si lo hubiera, etc.

Bartering

El intercambio de servicio o bartering supone llegar a acuerdos comerciales con otras empresas sin intercambio monetario.

Aunque no es un sistema de financiación externo directo, ayuda a reducir costes fijos y puede suponer un ahorro que puede ser empleado en cubrir otras necesidades.

No obstante, esta opción deja algunos aspectos negativos: crea una relación de dependencia entre las empresas y existe un riesgo de incumplimiento del acuerdo.

Existen dos tipos de bartering: el directo, en el cual las dos partes acuerdan un intercambio de manera directa y el indirecto, cuando en el acuerdo están involucradas más de dos partes, por lo que entran en escena diferentes interlocutores.

Aceleradoras e incubadoras de startups

Para los que tengan una empresa recién creada, esta es una opción muy demandada actualmente.

Las incubadoras van a impulsar el crecimiento en la etapa de fundación, ayudando en la etapa inicial para configurar el modelo de negocio, así como la estrategia de captación de clientes.

Las aceleradoras, en cambio, están destinadas a acelerar el desarrollo y crecimiento de startups en etapas avanzadas. Surgieron a raíz del gran interés del mundo empresarial público y privado en el sector tecnológico. Actualmente, existe una infinidad de opciones, dependiendo del modelo de negocio y madurez del mismo.

Si alguna de estas opciones han arrojado luz y abierto nuevas ideas, quizás es momento de ponerse en manos de expertos financieros que entiendan bien el negocio, que se preocupen de las necesidades de la empresa, que analicen los productos/servicios para obtener el mayor beneficio, que sean expertos en control de gestión financiera y que ofrezcan alternativas para desarrollar un proyecto o línea de negocio.

Adelantarse a los problemas y centrarse en hacer crecer la empresa es posible contactando a Enfoca Dirección. Todo son ventajas. Porque, sea cual sea, el negocio lo merece.