Los diferentes cortes de la ternera avileña, por Eduardo Benito Carnicería

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En España, la raza Avileña-Negra Ibérica es una de las más reconocidas gracias a su riqueza en minerales como el zinc y el hierro, vitaminas y proteínas. Adicionalmente, se trata de una carne sedosa, jugosa y con un excelente sabor.

Existen diferentes cortes de la ternera avileña, como son el solomillo, entrecot, porter house, t-bone y el famoso chuletón de Ávila. La ternera avileña cuenta con un sello de calidad, como lo es la IGP o Indicación Geográfica Protegida, el cual regula la zona de producción de esta carne. En Eduardo Benito Carnicería se pueden encontrar los mejores cortes de raza avileña.

Los diferentes cortes de la ternera avileña

La carne de la ternera avileña tiene un sabor y jugosidad incomparable, independientemente del corte que se elija para consumir. Las piezas del lomo alto, lomo bajo y solomillo son las preferidas, especialmente el chuletón de Ávila, que es un corte que se obtiene del lomo alto de la ternera, en el cual se incluye el hueso.

Además del chuletón de Ávila, hay otros cortes que garantizan platos de calidad, como lo son el solomillo, que es una pieza alojada entre las costillas inferiores y la columna vertebral. Otro es el entrecot, que es un corte obtenido entre las costillas del lomo bajo. También está el t-bone, un corte famoso en el mundo parrillero, el cual se extrae de la parte baja del lomo del animal y su nombre se debe a que incluye un hueso en forma de T. Además se puede mencionar el porter house, que es muy parecido al t-bone porque se extrae de la misma zona, pero se diferencia por el tamaño del corte transversal de los músculos.

¿Por qué comprar chuletón de Ávila?

Este corte de la ternera avileña es uno de los preferidos, en primer lugar por proceder de la raza Avileña-Negra Ibérica, que es una categoría autóctona, con sello de calidad IGP desde 1988. Son terneras que se crían en libertad, en la Sierra de Gredos, que cuenta con el ecosistema y el clima ideal para el desarrollo de esta especie. Además, se cría durante un largo tiempo de maduración.

El corte del chuletón de Ávila debe estar cortado con un grosor específico, ni demasiado fino ni demasiado grueso. Esta es la manera de garantizar el sabor y la jugosidad de la pieza. Para ello, es fundamental adquirir este corte en sitios especializados, donde cuenten con la experiencia necesaria y cuiden la calidad de los productos, como es el caso de Eduardo Benito Carnicería, donde cuentan con más de 60 años de tradición familiar en el mundo de las carnes.

Ubicada en el centro de Ávila, la carnicería Eduardo Benito ofrece productos cárnicos 100% abulenses. Además, cuentan con servicio de entrega a domicilio en toda España con tiempos de entrega entre 24 y 48 horas. Gracias a su servicio, todos los amantes de los productos cárnicos pueden disfrutar del sabor de piezas ibéricas de calidad.