López Obrador a favor de la libertad de expresión y contrario a regular las redes sociales

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se ha mostrado en contra al borrador de proyecto de ley que están preparando los diputados del partido Morena para regular las redes sociales en el país norteamericano.

La formación gubernamental ha señalado que la iniciativa busca hacer frente a las ‘fake news’ (noticias falsas) para que estas sean consideradas un riesgo para la seguridad nacional, según informaciones del diario ‘Milenio’.

Desde el Palacio Nacional, sin embargo, el mandatario mexicano ha reconocido que si bien el partido tiene derecho a presentar una iniciativa así, ésta no cuenta con su apoyo. “Es una facultad que tienen los legisladores, ellos pueden presentar iniciativas de ley, esa es su función, elaborar y aprobar leyes”, ha matizado antes de tildar la idea de censura.

“Ellos pueden presentar estas iniciativas. Tiene que haber debate y buscar que sean aceptadas las iniciativas y desde luego aprobadas, en este caso en el Senado”, ha matizado.

En este sentido, ha indicado que “no hay que extrañarse”, si bien ha aclarado que “es partidario” de que “la prensa se regule con la prensa” y de que no exista “ningún mecanismo de regulación, ninguna censura”.

Para López Obrador, a pesar de que en las redes hay “ataques y bots”, todo el mundo tiene “derecho a expresarse”. El lunes, el senador Ricardo Monreal presentó una propuesta para reformar la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, con el fin de regular las redes sociales “relevantes”.

De acuerdo con el proyecto, la suspensión de cuentas o perfiles y la eliminación de contenidos serán procedentes únicamente cuando se acredite que el mensaje o contenido difundidos (incluidas las noticias falsas) atacan la moral, el orden público, la vida privada y los derechos de terceros; se provoque algún delito o se perturbe el orden público, o bien se pruebe la afectación a los derechos de los menores de edad, se difundan mensajes de odio o se revelen datos personales.