LLOOLY llega a un acuerdo con BBVA y Sabadell Bank para facilitar la expansión

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Recientemente, para respaldar los esfuerzos de expansión de la franquicia, la marca de heladerías LLOOLY ha logrado un acuerdo con los bancos BBVA y Sabadell Bank.

Se trata de una alianza mediante la cual los empresarios, emprendedores, autónomos o inversores que quieran participar contarán con el financiamiento de estas entidades bancarias.

La cadena comercial de helados fue de las primeras en traer a España las recetas de ice roll y bubble waffle con gran éxito. Su intención es fortalecer la marca atendiendo a mercados en los que hasta ahora no tenían presencia y abriendo otras 30 tiendas en 2022.

Marca pionera en la introducción de nuevos productos

LLOOLY llega a un acuerdo con BBVA y Sabadell Bank para facilitar la expansión en un momento de diversificación de su catálogo de productos. Además de sus emblemáticos ice roll y bubble waffle, las tiendas ofrecen a sus clientes helados de elaboración artesanal, smoothies, cafés, infusiones y té frío. También tienen zumos de frutas, batidos y refrescos.

Con sus productos estrella, han ido introduciendo nuevos sabores y combinaciones de sabores para lograr una oferta más diversa. Su clientela no se limita a los aficionados al helado, sino que tambiénh se amplía con una gama de posibilidades. De esta manera, la marca incrementa su presencia y participación en el rubro de los postres y las bebidas de frutas.

Además de una extensa carta, LLOOLY ofrece a sus franquiciados las herramientas fundamentales para arrancar el negocio: un recetario para el área del chef repostero, la plancha para elaborar el helado y la máquina de bubble waffle. Estos son equipos de uso exclusivo, patentados y fabricados en Alemania.

¿Cuáles son las ventajas de obtener una franquicia con LLOOLY?

La posibilidad de financiamiento con BBVA y Sabadell Bank es un atractivo innegable para los inversores que deseen abrir una tienda LLOOLY. Sin embargo, la marca ofrece también beneficios que están muy por encima del estándar de franquicias en España.

Uno de ellos es que se trata de una licencia muy económica. Los acuerdos arrancan con un valor inicial de 19.000 € y aseguran tener una alta rentabilidad. La firma tampoco exige un canon de entrada ni cobra royalties por concepto de publicidad corporativa o por consumo.

LLOOLY afirma que, adicionalmente, posee un modelo de negocio único en España y que se maneja con un concepto de marca muy exclusivo. Se adapta a cualquier tipo de local y no requiere de salidas de humo ni cocina. La fórmula con la que elabora la masa es una combinación secreta que da un sabor inimitable a sus recetas. Sin duda alguna, es una alternativa muy atractiva para este 2022.