Llega a España el mejor Nissan Qashqai de la historia

Por Wenceslao Pérez Gómez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Ya está disponible en España, la tercera generación del Nissan Qashqai, el SUV esperado por muchos usuarios. La base de esta tercera generación del Nissan Qashqai, es la nueva plataforma CMF-C de la Alianza, que ha permitido a diseñadores e ingenieros de Nissan, crear un vehículo que consigue satisfacer las exigentes demandas de los usuarios en términos de diseño, amplitud, dinámica de marcha y al mismo tiempo limitar al máximo la huella de carbono, pues es una arquitectura completamente nueva, diseñada y desarrollada para garantizar que los vehículos sean competitivos y ofrezcan la experiencia de conducción que los clientes necesitan, en una época de grandes transformaciones en el sector del automóvil.

Carrocería más rígida

En términos de dinámica de conducción, uno de los factores más significativos del rendimiento dinámico, es el aumento global de la rigidez de la carrocería del nuevo Qashqai, con una mejora del 48 % en comparación con el modelo anterior. Con una base más rígida, los ingenieros de Nissan han podido ajustar con mayor precisión la dureza de los muelles y los amortiguadores, sabiendo que reaccionan a los cambios de las superficies y no a los movimientos de la plataforma. Esta modificación aumenta la precisión y la respuesta, y reduce las vibraciones, y a pesar del aumento general de rigidez, la carrocería es más de 60 kg más ligera, lo que contribuye a la eficiencia general del nuevo modelo, a la vez que reduce la inercia en la conducción, por lo que los conductores notarán la mejora de la agilidad.

También, los conductores del Qashqai anterior, notarán inmediatamente los cambios en la dirección, donde la sensación en la posición recta es más clara y definida. Esto es consecuencia de haber desplazado el motor de asistencia eléctrica directamente junto a la cremallera de la dirección. Dicho cambio ha reducido la sensación de fricción a través del volante, pero ofrece un aumento más natural del esfuerzo de la dirección a medida que se aplica un mayor bloqueo de la misma.

Así mismo, hay dos configuraciones de suspensión trasera, siendo la barra de torsión la configuración para los Qashqai con tracción delantera con llantas de 19 pulgadas o inferiores. La barra de torsión se ha mejorado con respecto al Qashqai anterior, con un nuevo aislante superior en la carrocería que aumenta la rigidez local de la misma y reduce la transmisión de vibraciones al habitáculo. Y la inclusión de un tope mejorado, que contribuye a dotar a la suspensión trasera de un movimiento más flexible y a protegerla de los golpes. Para maximizar la eficacia de los amortiguadores, se ha modificado su orientación hacia una posición más vertical que reduce la fricción y, por tanto, optimiza su rendimiento, garantizando una mejor absorción de los baches y una conducción más suave, además de proporcionar un mejor control del balanceo.

Dos innovadoras motorizaciones electrificadas

El nuevo Qashqai incluye dos opciones de motorización diferentes: la de gasolina de 1,3 litros con tecnología Mild Hybrid, disponible en dos niveles de potencia. El sistema híbrido ligero ALiS, sistema avanzado de baterías de iones de litio de 12 V, disponible para el nuevo Qashqai, es una tecnología híbrida que ofrece asistencia de par, parada en ralentí ampliada, arranque rápido y freno motor, solo en versiones con Xtronic, con mejoras tanto en el consumo de combustible como en las emisiones de CO2 (-4 g/km). El sistema híbrido ligero ALiS, añade solo 22 kg a la masa total del vehículo. Al desacelerar, la energía se recupera mediante la regeneración y se guarda en la batería de iones de litio. Esta energía cargada se transmite durante la parada en ralentí, al freno motor, solo versiones Xtronic, y a la asistencia de par. Al usar el freno motor a velocidades de menos de 18 km/h con frenadas suaves, el motor se apaga y la energía almacenada se utiliza para alimentar el equipo eléctrico del vehículo. Esta función permite prolongar la parada del motor y reducir el consumo de combustible. Una caja de cambios manual de seis velocidades es la opción de serie para el nuevo Qashqai. Tiene un manejo muy agradable, con relaciones claramente definidas y ajustadas para ofrecer una aceleración notable en las marchas intermedias, con las marchas más altas optimizadas para una conducción silenciosa y eficiente. La nueva caja de cambios automática Xtronic,  está diseñada para ofrecer lo mejor de ambos mundos en la conducción diaria. En ciudad, con aperturas parciales del acelerador, la aceleración es fluida, mientras que el régimen del motor se mantiene constante. Cuando se requiere una aceleración inmediata, la caja de cambios encuentra instantáneamente la relación óptima y reacciona de forma escalonada, aportando una sensación de mayor conexión. En cualquier caso, si el conductor prefiere utilizar el cambio en modo manual, siempre tendrá a su alcance las levas del cambio que han sido convenientemente ubicadas detrás del aro del volante para un manejo cómodo y seguro.                                                                                             .

El sistema de tracción total se ha mejorado con un nuevo acoplamiento directo que envía la potencia a las ruedas traseras cinco veces más rápido que la generación anterior cuando detecta el deslizamiento de las ruedas delanteras. Y hay más interacción con el conductor gracias a la incorporación de un nuevo selector de modos de conducción en la consola central. Permite al conductor elegir la configuración de la tracción total en función de las condiciones, con los modos Standard, Eco, Sport, Snow y Off-Road.

Próximamente, el nuevo Qashqai llegara con la innovadora motorización e-POWER, que aporta las conocidas ventajas de un vehículo eléctrico, tales como una aceleración lineal  sin esfuerzo, y un rendimiento refinado, pero sin la necesidad de recargar electricidad. La batería se carga gracias a un motor turbo de tres cilindros y 1,5 litros de compresión variable que funciona silenciosamente en segundo plano cuando es necesario.

Para dar cabida a esta instalación única, la plataforma CMF-C se diseñó desde el principio para alojar el paquete de baterías en el centro del suelo, pero sin sacrificar el espacio del habitáculo o del maletero. El nuevo Nissan Qashqai llegará a los concesionarios españoles a lo largo de este verano y su precio de salida será de 25.650 euros.