Un aceite de olivar tradicional que garantiza una rentabilidad justa para los agricultores

Por Borja Nocito

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Lidl se ha aliado con la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) para lanzar al mercado un aceite procedente del olivar tradicional que garantiza la rentabilidad mínima de los agricultores y que tiene como objetivo impulsar el desarrollo sostenible del sector oleícola nacional.

En concreto, la compañía se convierte en la primera firma en garantizar en España la rentabilidad mínima de los olivareros con el reto de ser un supermercado cada vez “más sostenible”.

De esta forma, la cadena de supermercados y la organización agraria han fijado que los olivareros reciban como mínimo un precio de 2,6 euros por kilo de aceite, lo que garantiza el umbral mínimo de rentabilidad para el agricultor.

El director general de Lidl en España, Claus Grande, ha calificado de “día importante” para la compañía esta iniciativa que se enmarca dentro de su compromiso con la sociedad española y de la producción de aceite de oliva.

“En momentos complicados las grandes empresas tenemos que reforzar nuestro compromiso con la marca España y establecer una retribución justa para el agricultor y que contribuya al desarrollo de la España rural”, ha subrayado.

Por su parte, el director general de compras de Lidl en España, Miguel Paradela, se ha congratulado de este acuerdo para “contribuir a la subsistencia del olivar tradicional”. “Nos hemos comprometido a garantizar que el agricultor reciba un precio justo y que nunca sea inferior, aunque el precio del mercado esté por debajo”, ha avanzado.

“Somos la primera empresa del sector que ha dado un paso adelante para encontrar sinergias y garantizar la sostenibilidad de la cadena y queremos que otras más lo hagan. Ser la primera cadena española en garantizar la rentabilidad mínima de los agricultores nos permite ser un supermercado cada vez más sostenible”, ha recalcado, al tiempo que ha avanzado que el grupo exporta aceite español al resto de países donde tienen tiendas.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Lorenzo Ramos, se ha congratulado de este alianza con Lidl España y confía en que cunda el ejemplo con otras firmas para poner en valor los productos nacionales.

“Las históricas movilizaciones del año pasado se iniciaron en la zona olivarera, porque no podían soportar más precios ruinosos. Este acuerdo es solo el inicio de algo que esperamos que sea un ejemplo a seguir. El objetivo no es solo vender más, sino hacerlo dando valor a todos los elementos de la cadena que tengan un precio justo para vivir dignamente de su trabajo”, ha señalado Ramos, que ha precisado que “no es una promoción de dos meses sino de futuro, ya que marca un suelo en los precios”.

El secretario general de la UPA ha apostado porque el consumidor español se debe convertir en su “principal aliado”. “Si queremos mantener el tesoro del olivar tradicional, hay que darle una oportunidad y ahora en el supermercado se podrá encontrar esta botella que dará prosperidad a miles de familias del campo español”, ha subrayado.

Por último, Ramos ha aprovechado la presencia del ministro de Agricultura, Luis Planas, para solicitarle que en el Plan Estratégico Nacional, que se está elaborando actualmente, el olivar de montaña, que cumple con los requisitios, pueda contar con una ayuda asociada.

Este proyecto cuenta también con la colaboración del Grupo Migasa, una de las empresas productoras de aceite de oliva envasado más importantes a nivel internacional.

UN ACUERDO RESPALDADO POR EL MINISTERIO DE AGRICULTURA

Por su parte, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha calificado de “excelente ejemplo” esta alianza que muestra el “buen funcionamiento” de la cadena de valor en el sector agroalimentario.

“Es un ejemplo de que tiene que beneficiar al consumidor, pero también al productor a la industria y la distribución. El equilibrio de esta cadena, que es una de mis preocupaciones, queda muy bien reflejado en esta iniciativa que da valor al producto, al modo de producción y a las personas que lo hacen”, ha recalcado.

De esta forma, el titular del ramo confía que tras esta iniciativa “cunda el ejemplo”. “Es una buena acción que sitúa ese esfuerzo conjunto de valorizar el trabajo de todos los olivareros y del sector para conseguir que quien trabaja tenga la justa retribución de su trabajo”, ha recalcado.