Las Sociedades de Garantía y Cersa lanzan Aquisgrán, un fondo para mejorar el acceso a crédito a las pymes

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

SGR-CESGAR, la asociación que reúne a las 18 Sociedades de Garantía Recíproca se ha unido al Fondo Europeo de Inversiones (FEI), el Instituto de Crédito Oficial (ICO), el Banco Caminos y el Ministerio de Industria (a través de la sociedad pública Cersa) para lanzar Aquisgrán, una iniciativa que permitirá a las pymes españolas acceder a los mercados de capitales, “ampliando y diversificando sus fuentes de financiación”.

Esta iniciativa, diseñada por Intermoney, permitirá a las pymes españolas obtener financiación más allá del canal bancario tradicional, captando fondos en el mercado de renta fija. Los préstamos, destinados a empresas de unos 100.000 euros de promedio, serán garantizados por las SGR, que se beneficiarán de una contragarantía de Cersa.

“Esta financiación hará posible que pymes que no puedan acceder a la financiación bancaria tengan la posibilidad de conseguir los fondos que necesitan para hacer realidad sus proyectos”, ha declarado el director general de Aquisgrán, Eusebio Martín, que ha afirmado que ser el nexo entre las SGR y el Mercado de Valores les permitirá “canalizar importantes recursos financieros hacia las pymes”

Inicialmente, los préstamos serán financiados con recursos procedentes de Banco Caminos, que suscribirá hasta 20 millones de euros en bonos emitidos por el fondo, y posteriormente mediante la emisión de hasta 150 millones de euros en bonos de titulización, que serán suscritos progresivamente por el ICO, respaldado por una garantía bilateral del FEI.

Además, una de las prioridades de Aquisgrán será apoyar inversiones en pymes que fomenten la sostenibilidad climática, cuya promoción es un objetivo fundamental para el FEI. Los bonos de esta iniciativa cotizarán en el mercado alternativo de renta fija (MARF), ya que el objetivo de Aquisgrán es que, en un futuro próximo, sus bonos sean suscritos por inversores institucionales privados.