Las casas prefabricadas de Joaquín Torres

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El estudio de Arquitectura A-cero, que dirigen Joaquín Torres y Rafael Llamazares desde hace más de 25 años, ha realizado un nuevo montaje de una de sus viviendas industrializadas en tan solo 10 horas. El proceso comenzó a las 9 de la mañana que empezaron a descargar e instalar el primer módulo, hasta las 19 h, momento en que la vivienda quedó perfectamente montada en una parcela de una zona residencial en el municipio de Las Rozas, a las afueras de Madrid.

Después del montaje de estas viviendas, generalmente faltaría un promedio de un par de semanas de trabajos in situ para llevar a cabo remates, además del tiempo necesario para que la propiedad pueda acondicionar el jardín, decorar el interior… hasta que la vivienda esté totalmente habitada.

Un proceso total que suele durar unos 4 meses desde la obtención de la licencia. El sistema constructivo de A-cero Tech no tiene comparación con la construcción tradicional por diferentes motivos: fundamentalmente la rapidez; el mayor control, tanto en calidad como en precios, en el proceso de fabricación al realizarse en las propias instalaciones que se dispone en Talavera de la Reina; y el respeto medioambiental sobre todo con el entorno al tratarse de unos pocos días de molestias acústicas y de otra índole en el solar.

La estructura es en forjados de hormigón de piso de vigas metálicas de acero y losa de hormigón con chapa colaborante. Estructura mixta metálica – hormigón. La vivienda, es una vivienda prefabricada de tipo modular (la vivienda se divide en módulos), no en piezas o paneles.

Esta vivienda corresponde a un modelo exclusivo, hecho a medida para el cliente. Consta el proyecto de 180 m2 construidos de vivienda, con cuatro dormitorios en suite, el principal con un gran vestidor, cocina independiente, aseo de cortesía y un gran salón – comedor. Hay que añadir las superficies exteriores que ocupan los porches. Además, en este caso se aprovechó la cimentación para dotar el sótano de un espacio de garaje, bodega, instalaciones… de unos 150 m2.

El mercado de las viviendas industrializadas crece de manera imparable. Una opción de construcción cada vez más consolidada y alejada de prejuicios. El estudio de Arquitectura A-cero, ha apostado por este sistema constructivo desde hace 12 años con su sección A-cero Tech.