La tonelería Gangutia cumple 150 años llevando las barricas españolas por todo el mundo

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La tonelería riojana Gangutia, que fabrica barricas para bodegas como Martínez Lacuesta, Pernod Ricard, Montecillo, Murua o Emilio Moro, entre otras, cumple 150 años con el reto de impulsar su expansión internacional y llevar las barricas españolas por todo el mundo.

Se trata de una empresa familiar donde la quinta generación ha sido la encargada de empezar a llevar sus barricas fuera de España y desembarcar con ellas en mercados internacionales. “Actualmente enviamos barricas a países como Sudáfrica, Chile, Argentina o Francia. Somos conscientes de que vivimos en un mundo global y es necesario diversificar”, ha explicado la gerente de la tonelería, Teresa Pérez.

Así, la firma española creó el año pasado una “pequeña filial” en Estados Unidos, Tonelería Gangutia USA, con el objetivo de hacer crecer sus ventas en Estados Unidos y de tener un trato directo con los compradores. “Allí valoran la tradición y la calidad de una empresa como la nuestra”, ha recalcado.

La tonelería produce alrededor de 15.000 barricas anuales, de cuya facturación un 20% responde al mercado internacional y prevé que alcance el 50% en los próximos cinco años. Están presentes en casi todas las zonas vinícolas españolas, aunque es en la DO Rioja y la DO Ribera del Duero, donde están sus principales compradores como Bodegas Riojanas, Marqués de Cáceres, Montecillo, Martínez Lacuesta, Torres, Muriel, Coto, Valduero, Emilio Moro, Murua, Valdubón o Pernod Ricard.

La tonelería Gangutia cerró 2020 con unas ventas de 3,5 millones de euros y prevé incrementarlas en un 10% en 2021, según informaron fuentes de la compañía a Europa Press.

Una empresa que nació en 1870 cuando Estanislao Gangutia ‘Tanis’ comenzó a trabajar como cubero para las bodegas de La Rioja y fundó la firma, en la que ahora está al frente su tataranieto Fernando Gangutia. “Es un orgullo cumplir 150 años tratando de alcanzar la excelencia en nuestros productos. Somos conscientes de que las cosas no se consiguen de un día para otro. Hace falta esfuerzo, respeto por el oficio y un férreo compromiso con el entorno”, ha señalado.

INNOVACIÓN Y MATERIAS PRIMAS DE GRAN CALIDAD

Uno de los retos de Gangutia en estos años ha sido adaptarse a los nuevos tiempos, algo que la familia ha logrado tecnificando un oficio tradicional, pero sin perder su esencia. “En los últimos 40 años palabras como I+D o calidad total están cada vez más presentes. Participamos en proyectos que buscan conseguir la barrica del siglo XXI. Seleccionamos las maderas en función del aporte tánico, diseñamos el curado de cada roble según su ADN y marcamos la diferencia con tostados revolucionarios”, asegura la gerente de la bodega.

“Queremos llegar a bodegas o destilerías que sepan valorar el mejor producto”, reconoce Teresa, que recuerda que en su tonelería se trabaja sin stock y junto al cliente para fabricar una barrica ‘a la carta’, ya que ésta se ha convertido en la actualidad en una de las herramientas enológicas más importantes con las que cuentan los enólogos en su trabajo.

De esta forma, en Gangutia trabajan con materias primas de gran calidad, por lo que sus barricas están fabricadas con maderas procedentes de roble francés, europeo y americano, así como maderas alternativas como la acacia, el cerezo el castaño o incluso el
eucalipto.

Por último, la tonelería apuesta por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, por lo que toda su cadena de producción, además de contar con certificados como PEFC y trabajar bajo las directrices de la ISO-14001, está enfocada a lograr una economía circular. “Proteger el mundo donde vivimos no es sólo una opción, es una exigencia”, han recalcado.