La secretaria de Estado de Energía apuesta por que se descentralice la producción eléctrica

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, ha defendido este viernes la descentralización de la producción eléctrica y que se realice en el mismo espacio donde se consume.

Lo ha dicho en una mesa redonda en el XVIII Foro de Diálogo España-Italia acompañada por el presidente de Aena, Maurici Lucena; el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, y el consejero delegado de Grimaldi Lines España, Mario Massarotti.

Aagesen considera que la sociedad está cambiando el paradigma energético hacia una energía limpia y cuya generación es más barata, y ha destacado que en la última década el precio de los paneles solares ha caído un 80%, y el de los molinos eólicos, un 40%.

Ha dicho que tanto España como Italia tienen el potencial para ser líderes en este cambio de paradigma y ha instado a hacerlo de forma garantista y buscando el debate social con la sociedad civil: “Tenemos las herramientas para hacerlo y no podemos fallar”.

En todo caso, ha subrayado la necesidad de que esta transición energética “debe ser justa e inclusiva y no puede dejar a nadie atrás”.

LA FACTURA DE LA LUZ

Aagesen ha explicado que buena parte del aumento del precio de la luz se debe al incremento del precio de la energía en el mercado mayorista por el crecimiento del precio del gas natural y de la señal de dióxido de carbono: “Nadie esperaba que en un año el precio de la señal subiera un 150%”.

Ha explicado que el Gobierno debe buscar medidas “rápidas en el ámbito fiscal para reducir la factura”, aunque lo ve difícil porque el precio pagado por el consumidor depende también de otros factores.

Según Aagesen, las energías renovables permitirán reducir el coste de producción y hace falta un “impulso muy rápido”, aunque se necesita tiempo, por lo que los ciudadanos que puedan –ha dicho- deben mover su consumo a las horas en las que la red no está congestionada.