Los beneficios sociales o el tiempo libre remunerado se valoran más que el salario

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La mitad de los profesionales españoles valora más los beneficios sociales o el tiempo libre remunerado a un salario más alto o una mayor bonificación, según se desprende del último análisis ‘Global Benefits Attitudes Survey’ realizado por Willis Towers Watson.

El estudio pone de relieve que aspectos como el plan de jubilación (57%), el seguro médico (45%) o los programas de beneficios (35%) son los más valorados entre los trabajadores.

Sin embargo, la compañía ha explicado que las prioridades varían en función de la franja salarial o de la generación a la que pertenezcan los empleados.

Así, los empleados con los niveles salariales más altos, los que ganan a partir de 50.000 euros al año, y los situados en la franja de 25.000 euros a 49.999 euros, son los que más valoran los beneficios sociales.

Por contra, los profesionales con sueldos inferiores a 25.000 euros anuales le dan más importancia al salario. De hecho, solo el 23% de los encuestados de este colectivo considera que el programa de beneficios sociales de su compañía ofrece una gran variedad de opciones que responden a sus necesidades, frente al 62% de los trabajadores con un salario más alto que lo consideran.

Teniendo en cuenta la edad, los que muestran más preferencia por las recompensas no monetarias son los que tienen entre 50 y 64 años y los que tienen entre 21 y 34 años, mientras que los de la franja de edad de entre 35 y 49 años le dan más importancia al salario.

La directora de desarrollo de negocio del área ‘health & benefits’ de Willis Towers Watson Iberia, Gema Jiménez, ha señalado que “cuando los programas de beneficios, salud y bienestar de la compañía satisfacen las necesidades de los empleados, el compromiso, la productividad y la retención del talento mejoran”.

Desde su punto de vista, “la clave está en que esas necesidades no son homogéneas, cambian de unos colectivos y generaciones a otros, por lo que se trata de ampliar la oferta y darle la información al empleado para que él decida”.

“Hoy en día, debido al contexto de pandemia, hay más preocupación por todo lo que tiene que ver con la salud, los ingresos para la jubilación y la seguridad”, ha resaltado, tras apuntar que la flexibilidad es “la solución ideal” para dar respuesta a esas necesidades.

Jiménez cree que las organizaciones deberán abordar en los próximos años una mayor adaptación y personalización en sus programas de beneficios sociales, “especialmente los relativos a la salud al bienestar”.