La eólica ve “imprescindible” garantizar una mayor capacidad en las subastas para el sector

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El sector eólico ha considerado “imprescindible” garantizar un ritmo de avance superior al previsto en las subastas de renovables y elevar esa ambición a 2.200 megavatios (MW) anuales de esta tecnología en la próxima década para poder alcanzar los más de 50.000 MW instalados en 2030 y “evitar tensiones en la cadena de suministro”.

En la jornada ‘La Eólica y sus Mercados’ organizada por la Asociación Empresarial Eólica (AEE), el presidente de la patronal, Juan Diego Díaz, aseguró que el impulso al sector eólico español “es necesario para contribuir a la recuperación económica en los próximos años y velar por su cadena de valor debe ser una prioridad”.

El Gobierno celebró a finales de enero la primera de las subastas bajo el nuevo marco definido, con la adjudicación de un total de 3.034 MW entre un total de 32 agentes, correspondiendo 2.036 MW a fotovoltaica y 998 MW a eólica.

Está prevista una segunda subasta este año con un cupo de potencia mínima para la eólica de 1.500 MW, que el sector eólico espera sea superior.

En este sentido, el sector considera que se está ante un escenario ya consolidado de “actividad intensa”, lo que pone de manifiesto la trascendencia de la eólica, aunque subraya que también encierra “ciertos riesgos que hay que evitar”.

Así, el presidente de AEE subrayó que debe ser “una prioridad” establecer los mecanismos adecuados para avanzar de forma sostenida cuidando a la vez de la cadena de valor industrial.

“Con el incremento de la potencia eólica y la cobertura de la demanda de electricidad que ofrece, se nos asigna una responsabilidad principal para nuestra sociedad, en un entorno de oportunidades, pero también retos. La mejora continua de las herramientas que se utilicen será la clave del éxito”, añadió al respecto.

En un comunicado, AEE destaca que las subastas son una herramienta que ayuda a mantener una velocidad de incremento de las renovables, pero califica de “indispensable” diseñarlas para extraer los mayores beneficios para la economía, bajo la premisa de que los productos que proporciona cada tecnología no son directamente comparables entre sí.

Además, considera que las subastas, aun teniendo ese efecto de visibilidad y tracción del mercado, “deberán convivir” con otros esquemas de retribución para cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

MAYOR PREVISIBILIDAD EN EL MERCADO ELÉCTRICO

Por otra parte, en la inauguración de la jornada también ha participado la presidenta de OMEL, Carmen Becerril, quien analizó el papel del mercado eléctrico, y la previsible evolución que va a sufrir, partiendo de la premisa de que el diseño de mercado marginalista está asumido por los países europeos.

No obstante, subrayó la necesidad de potenciar otros esquemas como los mercados a plazo para ofrecer escenarios de menos fluctuaciones y mayor previsibilidad a los precios.

“La flexibilidad será una condición indispensable para el funcionamiento de los mercados eléctricos en el futuro, donde habrá una mayor penetración de las renovables”, dijo. En este sentido, afirmó que OMEL participa en proyectos de innovación a este respecto.

“Reconocemos hoy más que nunca el papel fundamental que ha jugado la eólica para permitir llegar a día de hoy con la realidad actual de las renovables en nuestro país, y el papel que jugará a 2030, siendo uno de los principales valores de nuestro sistema”, añadió.