La CNMV espera contar con más de 130 fondos promotores de sostenibilidad

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Montserrat Martínez Parera, ha asegurado que es probable que en el corto plazo haya registrados algo más de 130 fondos de inversión que declaran que promueven o tienen como objetivo la sostenibilidad.

Así lo ha indicado durante su intervención en el acto de presentación del informe ‘Productos financieros para la transición energética’ de Funcas.

Martínez Perera ha explicado que actualmente hay registrados unos 60 fondos que la gestora declara que promueven la sostenibilidad y un fondo con objetivo de inversión sostenible. “La tendencia es creciente”, ha apostillado.

En esta línea, ha dicho que otros 64 están en proceso de actualizar sus folletos como promotores de sostenibilidad y nueve adicionales como fondos sostenibles.

La vicepresidente del supervisor de los mercados ha explicado que para facilitar el cumplimiento de las nuevas obligaciones en el mercado español, que entraron en vigor el pasado 10 de marzo, se ha aplicado un doble enfoque.

Por un lado, la CNMV ejercerá su labor de forma flexible y proporcional a la hora de supervisar el cumplimiento de las nuevas obligaciones. Por otra parte, se asegurará que esta flexibilidad que otorga no implique perjuicio alguno para la protección de los inversores.

“Para ello es necesario establecer unos mínimos requisitos de información y transparencia, a la espera de los desarrollos que establecerán los criterios finales”, ha dicho.

Del mismo modo, para evitar riesgos de greenwashing y no confundir al potencial inversor, el uso de términos sostenibles (o factores ASG) en el nombre del fondo de inversión debe quedar restringido a aquellos que cumplan con unos mínimos requisitos.

UN FONDO CON MENOS DEL 50% EN SOSTENIBILIDAD NO ES ASG

Por ejemplo, un fondo de inversión que destine menos del 50% de sus inversiones a promover la sostenibilidad, no debería usar términos ASG en su denominación.

Martínez Perera también considera que el uso de los términos medioambientales en la publicidad y en las comunicaciones comerciales debe estar ajustado a las características del fondo en cuestión.

“En los próximos meses todos tenemos que hacer un esfuerzo adicional para adaptarnos a los requisitos que vendrán, tanto la industria como la CNMV, en su papel de supervisor”, ha añadido.

EL RIESGO DE VENDER COMO VERDE LO QUE NO ES

La vicepresidenta de la CNMV ha advertido de que el riesgo de vender como verde lo que no es no es baladí y evitarlo beneficia a todas las partes.

Desde el punto de vista de un supervisor de mercados, los elementos más importantes en la regulación de las finanzas sostenibles debe ser el ayudar a las empresas a gestionar sus riesgos climáticos.

Asimismo, ve relevante ayudar a financiar la transformación de su negocio y ofrecer la información necesaria a los inversores, para que estos puedan comparar y tengan información fiable sobre los riesgos y el tipo de exposición que asumen.

A su vez, apuesta por permitir el desarrollo de nuevos instrumentos de financiación, como los bonos verdes o los bonos sociales, y nuevas vías de canalización del ahorro, como los fondos de inversión sostenibles.

En suma, la CNMV ve conveniente un marco que permita el desarrollo de las finanzas sostenibles sobre la base de la claridad, la fiabilidad y la comparabilidad de la información, al tiempo que dé confianza al inversor, y evite el riesgo del conocido como greenwashing o blanqueo ecológico.

“El trabajo realizado hasta ahora es encomiable y de hecho está sirviendo de base para el desarrollo de estándares en ámbitos como la información no financiera o la emisión de instrumentos”, ha indicado.

No obstante, ha reconocido que la falta de homogeneidad y de criterios comunes ha derivado, en algunos casos, en una pluralidad excesiva de metodología y marcos, y en una dificultad creciente para poder comparar la información publicada por las empresas.

Por tanto, considera que avanzar en la regulación común es “una prioridad”. “Para un supervisor como la CNMV, una necesidad creciente. Por eso, las finanzas sostenibles son uno de los pilares de nuestra estrategia para los próximos años”, ha subrayado.