Kutxabank coloca 500 millones de euros en su primer bono verde

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Kutxabank ha cerrado “con éxito” su primera emisión de deuda verde senior no preferente por un importe de 500 millones de euros, con un plazo de amortización de un mínimo de cinco y máximo de seis años, según ha informado el banco vasco.

El enfoque estratégico de la emisión es “canalizar la liquidez hacia activos y proyectos con un impacto medioambiental positivo, apoyando la transición a una economía baja en carbono, mientras contribuye de forma activa al desarrollo de las finanzas sostenibles”, han explicado sus responsables. Las edificaciones energéticamente eficientes o las energías renovables se sitúan entre los proyectos susceptibles de inversión.

Kutxabank ha detallado que el 78% de la emisión ha sido suscrito por inversores institucionales internacionales “de elevada calidad”, cuya demanda conjunta se ha aproximado a los 1.250 millones de euros, superando por 2,5 el volumen de la emisión. El rendimiento de los bonos se ha establecido en 75 puntos básicos sobre ‘mid-swap’, referencia utilizada en estas emisiones.

Desde el grupo vasco han destacado que “el éxito de la operación vuelve a ratificar la confianza de los mercados” en él. De hecho, han remarcado, ha sido valorada por las agencias internacionales Moody’s, S&P y Fitch, con una calificación de Baa3/BBB-/BBB+, que la sitúan “entre las mejores” del sector para este tipo de instrumentos.

La emisión ha contado con BBVA y Norbolsa como asesores de estructuración verde, y Barclays, BBVA, HSBC, Norbolsa y Société Générale como codirectores.

LIGADA AL REQUERIMIENTO MREL

La entidad ha explicado, asimismo, que, en función del nuevo requisito regulatorio establecido por la JUR (Junta Única de Resolución), Kutxabank cuenta con el menor requerimiento de MREL del sistema financiero español, lo que “muestra la confianza del supervisor en las capacidades del grupo financiero en materia de resolubilidad y en su solvencia”.

Esta circunstancia implica que Kutxabank deberá alcanzar a partir del 1 de enero de 2024 un volumen de fondos propios y pasivos admisibles a nivel consolidado de al menos el 17,10% del importe de su exposición total al riesgo (TREA) y el 5,27% de su exposición a efectos de la ratio de apalancamiento (LRE). Además, también se ha fijado un objetivo intermedio vinculante a partir del 1 de enero de 2022 del 16,59% del TREA y el 5,27% del LRE.

Con la emisión colocada este miércoles, han señalado sus responsables, Kutxabank cumple los objetivos marcados por el organismo de resolución.

MARCO DE BONOS VERDES

Kutxabank ha desarrollado un marco de bonos verdes con el objetivo de canalizar las emisiones que realice hacia activos y proyectos con un “impacto ambiental positivo”. Este marco, ha apuntado, refleja las prioridades estratégicas de desarrollo sostenible de Kutxabank y contribuye a sus compromisos y objetivos en materia de mitigación del cambio climático y desarrollo sostenible.

El marco ha sido verificado por Vigeo, agencia de calificación sostenible internacional. El importe de los bonos se aplicará a proyectos ecológicos nuevos o existentes, reflejados en préstamos, inversiones o proyectos dentro del balance de Kutxabank.

Las iniciativas, ha explicado, deberán cumplir con “los criterios de selección técnicos definidos por la taxonomía verde de la UE” y contribuirán a uno o más de los seis objetivos medioambientales europeos.

En concreto, Kutxabank seleccionará proyectos relacionados con las energías renovables, el transporte sostenible y las inversiones en edificaciones energéticamente eficientes. Además, la entidad se compromete a publicar todos los años un informe de seguimiento de la asignación de los fondos, así como de los impactos medioambientales logrados a través de esta iniciativa. Ambos aspectos serán verificados por un experto independiente.