José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia: “La crispación ni salva vidas ni crea empleo”

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, abre la macroencuesta que publicamos en la revista Corporate, ya en los quioscos, sobre los desafíos que ha planteado el coronavirus y cómo podemos salir de la crisis económica y social que ha generado. En la encuesta participan cuarenta empresarios y directivos de diferentes sectores.

Entre otras cuestiones, el presidente de Bankia resalta que “la crispación ni salva vidas ni crea empleo”, en referencia al clima que a menudo hemos vivido en España durante el Covid. “Toda actitud que nos lleve a perder el foco de actuar contra la pandemia y preservar la vida de los ciudadanos no es adecuado”, indica.

Goirigolzarri destaca la respuesta de los sanitarios y quienes siguen estando en primera fila en la lucha contra la enfermedad. Respecto a otros colectivos, señala que “es evidente que nos enfrentamos a una situación desconocida para todos, y que, seguramente, todos podemos errar en la toma de decisiones y en la gestión de la pandemia. Lo importante es valorar rápidamente el origen de los errores, rectificar e implementar nuevas medidas que puedan resultar más efectivas”.

El ejecutivo considera que las respuestas de más índole económica que se han puesto en marcha van en la dirección adecuada: “Están permitiendo preservar gran parte del tejido productivo, que es la mejor forma de garantizar el empleo y el estado de bienestar”. En este sentido resalta las medidas urgentes realizadas para garantizar la renta a las personas que la han perdido, el aplazamiento en el pago de algunas obligaciones tributarias, la extensión de los ERTEs y de la política de avales.

Por lo que se refiere a la banca, Goirigolzarri resalta que la entidad que dirige se ha enfrentado a grandes retos durante la pandemia: “En primer lugar, tuvimos que asegurar la continuidad operativa, porque el sector fue considerado un servicio esencial. En los peores momentos del confinamiento, todas las personas de este país han podido realizar sus operaciones bancarias sin incidencias. Se han seguido pagando nóminas, subsidios y pensiones (por cierto, anticipadas por los bancos en varias ocasiones), realizado transferencias y adeudos, comprando con tarjetas, consultando las cuentas”. Los clientes de Bankia han podido realizar sus operaciones en muy buena medida de modo presencial, además de a través de los canales online. Más del 90% de sus oficinas han estado abiertas durante la pandemia. Destaca además las medidas impulsadas para cubrir las demandas de los clientes más afectados por la crisis: “En poco tiempo lanzamos nuevos productos como moratorias de hipotecas y de consumo y préstamos ICO para empresas. Desde su lanzamiento hasta septiembre, el sector bancario ha provisto en este tipo de facilidades de financiación un importe equivalente al 13% del PIB”.

Mirando al futuro, el presidente de Bankia explica que nuestra estructura empresarial actual “no es la que necesitamos para el futuro”.

Sus respuestas completas, en el quiosco.