IMC Toys: el gran éxito de los Bebés Llorones

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

IMC Toys es la empresa juguetera de capital 100% español más grande en valor de ventas. Este año celebra el 40º aniversario de su creación. Nació en 1981 como importadora y distribuidora de juguetes. En el año 2000 pasó de distribuidor a fabricante y empezó a producir los primeros juguetes. En 2004 comenzó su expansión internacional a través de filiales propias. La evolución de distribuidora a productora y la internacionalización son las claves del éxito de la compañía hasta día de hoy.

IMC Toys ha sido 20 años distribuidor local y 20 años fabricante internacional. En el año 2000 empezó a producir juguetes propios y licenciados. En 2001 abrió oficina en Hong Kong; en 2004 en Reino Unido; en 2005 en Francia y nuevas y más amplias oficinas en Hong Kong (1.000 metros cuadrados); 2007 Portugal, 2008 Alemania, 2014 Italia y 2017 EEUU.

En 2014 lanzó la marca Bebés Llorones en España, nº 1 en ventas dentro del mercado de juguetes español en 2019 y 2020.

En 2018 inició una nueva era con la producción de contenido y entretenimiento para dotar los productos de un storytelling que conecte con los niños. Lanzó la primera serie de animación Bebés Llorones Lágrimas Mágicas.

En 2019 inició un canal de YouTube de entretenimiento infantil: Kitoons. Ha tenido un gran éxito: más de 5 millones de suscriptores y 2,8 billones de visionados en todo el mundo.

IMC Toys destaca en el mercado de juguetes por sus productos innovadores y de elevada calidad. Los departamentos de I+D y de Marketing están integrados y siempre atentos a las nuevas necesidades y tendencias del mercado para aplicarlas a los productos. “Todos los conceptos son probados con niños, padres y educadores y desarrollados con el asesoramiento de los mejores especialistas en educación infantil. Todos los productos cumplen los controles de calidad más exigentes y las normativas de seguridad más estrictas de la Unión Europea y Estados Unidos”, indican desde la compañía.

Aportan al mercado una amplia colección con numerosas marcas, tanto de juegos como juguetes y muñecas. Cubren todos los rangos de edad y sexo: desde los 6 meses a los 10 años.

La marca insignia de la compañía es Bebés Llorones. En los dos últimos años ha sido la marca más vendida en valor del mercado de juguetes en España.

Entre los grandes hitos de la compañía se encuentran haber conseguido ser el Master Toy de Disney desde el año 2005; la internacionalización: a día de hoy las exportaciones representan el 80% de las ventas con seis filiales propias (Iberia, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y EEUU) y agentes y distribuidores en todo el mundo (más de 70 países); la apertura de la filial en EEUU, que en tan sólo en 3 años se ha convertido en la 1ª filial de la compañía; posicionar a la marca Bebés Llorones/Cry Babies como una marca de éxito y referencia dentro del mercado de juguetes; el lanzamiento del canal de entretenimiento infantil en Youtube: Kitoons.

“El reto más complejo y constante de la compañía es la necesidad de una innovación constante y permanente debido al corto ciclo de vida de los productos. El sector de los juguetes se caracteriza por la prevalencia constante de novedades, lanzamientos, y se rige por tendencias y modas que cambian cada vez más rápido”, indican.

La facturación de la compañía ha crecido un 215% desde el año 2010. Ese año facturaban 56,5 millones de euros. En 2020 prevén ingresar 140 millones de euros. En la actualidad tienen 6 oficinas propias y 275 empleados.

Consideran como uno de sus grandes desafíos construir y establecer marcas nuevas en el mercado: “Cada vez es más difícil mantener una marca debido a la volatilidad y constante cambio de tendencias y búsqueda de novedades del consumidor”, afirman. Entre sus principales proyectos está adaptarse a la aceleración del consumo de contenido digital y de la venta online. La compañía está en pleno proceso de digitalización a todos los niveles, tanto de estrategia de marketing como de comunicación y comercial.

La consolidación de los mercados internacionales para situarse entre las principales empresas del sector es otro de sus grandes retos; también avanzar en proyectos de sostenibilidad y ecofriendly en la fabricación de los productos y en packaging. “El principal objetivo de la compañía es consolidar los mercados internacionales para situarnos en posiciones competitivas similares a la que ocupamos en España. A nivel económico tenemos como objetivo doblar nuestro tamaño actual en los próximos cinco años”, concluyen.