Ilurocredit, la alternativa para pedir un crédito cuando los bancos lo rechazan

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los créditos de capital privado, a pesar de ser desconocidos por gran parte de la población, se presentan como una alternativa segura y fiable para obtener un préstamo, cuando los créditos tradicionales emitidos por bancos son rechazados. Con el paso del tiempo siguen ganando protagonismo en el sector porque ofrecen mejores opciones y otorgan créditos de manera rápida, lejos de las condiciones estrictas y del engorroso papeleo que exigen las entidades financieras.

Ilurocredit es un agente comercial privado que presta servicios de asesoría fiscal y está autorizado por los entes correspondientes para actuar como empresa de intermediación financiera e intermediación de créditos inmobiliarios. Cuenta con el personal calificado para ofrecer un servicio de calidad y el financiamiento al que cada solicitante aspira.

Los créditos privados, la alternativa al alcance de cualquier aspirante

Ante la negativa de las entidades financieras que en ocasiones ocurre para otorgar un crédito y la necesidad de liquidez para solventar cualquier situación financiera que se confronte, es necesario buscar otras fuentes de financiación que permitan afrontar las complicaciones económicas, bien sea por el deseo de llevar a cabo un negocio o, simplemente, por la necesidad de capital extra.

Es por ello que se debe indagar sobre otras alternativas, y los créditos privados son una posible solución para la obtención de recursos. Entre los requisitos que se solicitan para facilitar un préstamo, se encuentra un aval hipotecario libre de cargas, como garantía en caso de no poder cumplir con los compromisos que hayan sido adquiridos. Por otro lado, no se debe demostrar solvencia financiera.

¿Cuáles son las diferencias entre un crédito tradicional y uno con capital privado?

La principal diferencia está en quien concede el crédito. Los tradicionales son otorgados por las entidades financieras y organismos que dependen directa o indirectamente del Estado. Los de capital privado son financiados por instituciones privadas o por particulares, que se rigen por la normativa expresa sobre la materia, pero no dependen de estos organismos.

Para otorgar los diferentes créditos, los bancos suelen exigir múltiples documentos y requerimientos que ralentizan los trámites, por lo tanto, se demora más su aprobación. Para solicitar un préstamo de capital privado, el requisito común es un aval hipotecario sin cargas, sin necesidad de ser este del solicitante. Los documentos restantes exigidos son pocos, lo que agiliza el trámite y, por ende, la aprobación del crédito, así como la liquidez de la cantidad solicitada. Aunque el solicitante esté siendo moroso con una entidad financiera, esto no priva para ser favorecido con un crédito de capital privado.