Hong Kong dicta un cargo adicional para Jimmy Lai y otros seis exmiembros del periódico ‘Apple Daily’

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai y otros seis exmiembros del personal del desaparecido periódico a favor de la democracia ‘Apple Daily’ se enfrentarán a un cargo adicional por sedición mientras se enfrentan a un juicio en virtud de la ley de seguridad nacional.

Lai, de 74 años, fundador del periódico a favor de la democracia ‘Apple Daily’, ha comparecido este martes ante el tribunal del distrito de West Kowloon junto a otros seis exempleados, tras lo que el magistrado Peter Law ha decidido añadir un cargo adicional.

En este sentido, el grupo ahora está acusado de conspirar, junto con las marcas de ‘Apple Daily’, de «imprimir, publicar, vender, ofrecer para la venta, distribuir, exhibir y / o reproducir publicaciones sediciosas», según recoge el periódico ‘Hong Kong Free Press’.

Los siete acusados han sido condenados por su intención de «generar odio o desprecio o provocar el descontento contra las Autoridades Centrales».

Entre los acusados están el exdirector ejecutivo de Next Digital, la empresa matriz de ‘Apple Daily’, Cheung Kim Hung; el exeditor jefe de ‘Apple Daily’, Ryan Law; el exeditor adjunto, Chan Pui Man; el exeditor ejecutivo jefe, Lam Man Chung; el exeditor jefe de la sección de noticias en inglés, Fung Wai Kong, y el exeditor de redacción, Yeung Ching Kee.

El diario ‘Apple Daily’, propiedad del magnate opositor hongkonés cerró sus operaciones en Taiwán a primeros de mes en lo que supone la estocada definitiva a su imperio mediático, disuelto por las autoridades chinas por violar una polémica normativa denunciada por los disidentes como una campaña de opresión.

Lai, fundador del conglomerado Next Digital que posee el diario, se encuentra ahora en la cárcel por participar en las protestas no autorizadas celebradas en 2018 y 2019 en Hong Kong contra la intervención china en la autonomía judicial del territorio –traducida finalmente en una polémica ley de seguridad que la oposición entendía como una herramienta para perseguir a los disidentes–.

Hasta su última edición impresa, el periódico era uno de los más populares de Hong Kong. Sin embargo, la decisión sobre su cierre fue tomada después de que un columnista fuera detenido –Li Ping– sospechoso de «conspiración para confabularse con países extranjeros o fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional», según las autoridades.

El mismo día de su disolución, la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) anunció el premio Pluma de Oro 2021 al periódico por «los temores y los retos de los periodistas de Hong Kong, de la región y del mundo ante el aumento de las restricciones a su capacidad para realizar su trabajo de forma creíble e independiente».

Esto llevó al medio a solicitar a sus empleados que no regresaran a la redacción. El periódico ya había comunicado con anterioridad que podría tomar la decisión de dejar de publicar días después de que las autoridades de la antigua colonia británica congelaran 18 millones de dólares hongkoneses (1,9 millones de euros) de sus activos tras acusar al medio de violar la Ley de Seguridad Nacional.

Además, un tribunal de Hong Kong condenó en diciembre a tres activistas prodemocráticos, entre ellos el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai, por cargos derivados de su participación en la prohibida vigilia por la masacre que tuvo lugar en 1989 en la plaza de Tiananmen. Así, el magnante fue condenado a 13 meses de prisión.