Hojas absorbentes, la solución más eficiente y económica

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las hojas absorbentes son una forma práctica de proteger el lugar de trabajo de vertidos y fugas accidentales. Tienen la capacidad de absorber líquidos de manera muy eficiente. Se utilizan para recoger vertidos o derrames de líquidos.

Las hojas absorbentes están fabricadas a base de fibras de polipropileno y son ideales para absorber desde pequeñas a grandes cantidades de sustancias líquidas derramadas. Se usan en protección de áreas de trabajo como medida o directamente para recoger derrames, sobre todo los recurrentes de pequeño tamaño. Estas hojas se colocan rápidamente y permiten cubrir un derrame en poco tiempo. Por su tamaño, se pueden aplicar fácilmente en puntos de difícil acceso y permiten aprovechar mejor el material y no malgastarlo.

Existen tres formatos de hojas absorbentes, dependiendo del producto a recoger:

En primer lugar, la línea blanca, exclusiva para aceites e hidrocarburos. Destaca por su carácter hidrófobo. Las hojas absorbentes de la línea blanca son exclusivas para aceites e hidrocarburos y su principal característica es que no absorben agua. Son ideales para derrames de aceite o hidrocarburos sobre lámina de agua (puertos, ríos, depuradoras), sobre todo en espacios confinados o pequeños o para utilizar en exteriores, para proteger el suelo desnudo o donde puedan darse situaciones de lluvia. Son muy útiles en labores de mantenimiento en exteriores como son servicios de asistencia en carretera, reparaciones marítimas, en vías de tren, en parques eólicos, o en plantas termosolares, o como kit de emergencia para el suministro de combustibles.

Además de esta, también se encuentra la línea amarilla, exclusiva para productos químicos. Las hojas absorbentes para químicos están preparadas para productos químicos especialmente corrosivos, ácidos, bases, etc., siendo muy resistentes. Estas hojas están pensadas para zonas de almacenamiento de productos químicos, armarios de seguridad, mesas de laboratorio… donde se manejen este tipo de sustancias y sea necesaria una rápida intervención en caso de derrame. Son muy útiles y comunes en industrias químicas, farmacéuticas, laboratorios, hospitales, industrias alimentarias…

Finalmente, la línea gris es la universal. Las hojas absorbentes de la línea gris se utilizan en interiores, para la absorción de aceites o productos químicos que no sean corrosivos, y en zonas donde no hay presencia de agua.

 Están diseñadas para ser usadas de forma diaria en zonas de producción o talleres, especialmente con presencia de maquinaria, donde hay trasiego continuo de productos químicos o goteos recurrentes (aceites y taladrinas), o puntos de almacenamiento de residuos. Se utilizan además para la protección y limpieza de mesas o bancos de trabajo, zonas de paso y son muy frecuentes en talleres de automoción, áreas de mantenimiento de industria y empresas de mecanizados.