Hallan restos arqueológicos durante una obra de Licuas en el Retiro, Madrid

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Durante las obras realizadas en el parque del buen Retiro en Madrid, se hallaron restos arqueológicos y Joaquín Molpeceres habla de ello.

El Ayuntamiento de Madrid reabrió el famoso Paseo de México en los Jardines del Buen Retiro y Joaquín Molpeceres habla de cómo el encargo de restaurar la apariencia original del jardín creado por Cecilio Rodríguez fue un trabajo muy gratificante para la empresa Licuas. Joaquín Molpeceres comentó que el trabajo incluía restaurar los árboles originales y plantar 48 chopos rodeados de setos y 4.000 unidades de arbustos.

“Este sendero es uno de los letreros más emblemáticos de Retiro, y por dentro se llama Barbecho de Galápagos, con una puerta separada, la Puerta de Alcalá más cercana (Puerta de Alcalá)” cuenta Joaquín Molpeceres mientras muestra como Licuas ha vuelto a unos 10.600 metros cuadrados de imágenes lucidas en la primera mitad del siglo XX.

Joaquín Molpeceres recalca que durante el proceso de restauración se han mejorado distintas infraestructuras, entre las que se encuentran la red de riego, la red de alumbrado para instalar nuevas farolas o la red de drenaje. “La red está descargando las luminarias de drenaje implantadas, ya que la red es una cita en toda Europa” comenta Joaquín. Este sistema se denomina Sistema Unificado de Drenaje Superficial (SUDS) y consta de una estructura a base de polietileno (Tree Parker) que se rellena con tierra vegetal y se protege con geotextiles para evitar atascos y asegurar la circulación y ventilación del agua de lluvia en los árboles.

“Todos los árboles grandes se renuevan plantando chopos, mientras que los árboles pequeños se renuevan plantando arbustos y mirtos” recalca el empresario, y “la hierba del césped en el macizo de flores ordinario alcanza su punto máximo, con el mismo nombre tipo y mirto. Está previsto reparar la fuente y el pequeño estanque existente en la entrada del parque. Se cree que se trata de una restauración arqueológica de Truncadis, muros verticales, vidrio y depósitos existentes” – explica Joaquín Molpeceres todos los detalles técnicos de la obra.

Las dos aceras se imitan colocando MBC con un acabado de asfalto incoloro en la capa de la banda de rodadura para imitar el color del barro de la acera y el resto del área pavimentada del parque. Excepto por el parque. Las escaleras de acceso que conducen al Paseo de México y sus rampas circundantes han sido reparadas y remodeladas, y ahora están ampliadas, lo que brinda un ambiente más conveniente para todo tipo de público. Todo el parque está tomado del modelo original de 1911 e incluye nuevos carteles y carteles informativos para el parque.

Joaquín Molpeceres cuenta cómo durante el transcurso de la obra, en la fase de excavación, se encontraron varios restos arqueológicos El Retiro. Destacan los del Camino Viejo de Vicálvaro, antiguo camino que unía la ciudad de Madrid con Vicálvaro, varios restos de los cimientos de la ermita de la Magdalena y los restos de la Pajarera de Fernando VII; estos últimos pendientes de confirmar dado que la superficie excavada era muy limitada.

Este trabajo se ha realizado durante casi 22 meses, mucho más de los 4 meses previstos anteriormente. Joaquín Molpeceres habla de cómo las obras fueron suspendidas debido a la crisis de salud provocada por el COVID-19, y la aparición de restos arqueológicos o la demostración final están en la demostración. Licuas tiene el compromiso de hacer ciudades libres de barreras, responsables con el medio ambiente y participar en la restauración de los valores históricos y hereditarios.