Gestionar los recobros de deudas a través de El Payaso Cobrador

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

España es uno de los países de la Unión Europea que no presenta un marco legal para gestionar las deudas impagadas. Como consecuencia, los ciudadanos y empresas han tenido que recurrir a compañías de recobro autorreguladas. Estas se dedican al cobro de deudas aplicando técnicas no convencionales, sin embargo, suelen ser efectivas. Tal es el caso de El Payaso Cobrador que se caracteriza por su disfraz tan peculiar.

¿Qué es exactamente el recobro de deudas?

El recobro supone una serie de acciones con el fin de cobrar una deuda. Este puede ser de forma directa con el o los deudores. Sin embargo, muchas personas y empresas prefieren contratar servicios especializados para que se encarguen del proceso. Estas entidades tienen la potestad de gestionar el cobro según su política y manera de actuación.

Las principales funciones de las compañías dedicadas al recobro son, primeramente, recaudar el dinero, esto debe hacerse apegándose a los términos del contrato. Asimismo, deben realizar un seguimiento constante del pago de la deuda. La negociación es una parte importante de este proceso, pero debe tener un margen específico para evitar que los plazos de pago se prolonguen demasiado. Algunas de las empresas de recobro ejercen presión sobre los morosos de maneras particulares, utilizando disfraces y otras técnicas.

El servicio que ofrece el Payaso Cobrador

El Payaso Cobrador es una empresa que se especializa en el cobro de deudas por una vía extrajudicial. Se enfocan en morosos, es decir, personas o empresas cuya deuda ha vencido. Tienen, aproximadamente, 15 años de experiencia en este tipo de situaciones, por lo que han lidiado con toda clase de deudores. Entre estos destacan los plazos vencidos y los estafadores. La empresa cuenta con técnicas especiales para abordar cada caso y lograr el cobro del dinero pendiente.

Antes de llegar al nivel judicial, la compañía se pone en contacto con el deudor. En caso de no llegar a un acuerdo, la empresa o persona recibirá la visita de un payaso que viaja en un auto rotulado. Al llegar al lugar, el payaso anunciará el motivo de su visita a través de un megáfono. La intención es que todos los vecinos lo vean y así ejercer presión sobre el deudor. El Payaso Cobrador se ubica en varias ciudades de España como Madrid, Valencia, Barcelona, Oviedo, entre otras. Además, el procedimiento es completamente legal.

Recuperar el dinero prestado es posible con la ayuda de expertos en la materia.