Final de año con posible escasez de vinilos

Por Silvano Rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La escasez y ruptura en la cadena de distribución de productos y servicios, también llega al sector de la música donde parece que también se va a sufrir en la manufactura de vinilos y discos compactos por la falta de material y la alta demanda.

Si tenías una cantidad de dinero reservada para una compra navideña en formato vinilo de tus álbumes preferidos, lamentamos anunciar que es posible que tengas que prepararte para una decepción al momento de la compra. Recientemente, se ha informado de un pedido de 500.000 ejemplares del nuevo álbum 30 de Adele, el cual ha provocado importantes retrasos en las plantas de prensado de vinilo en toda la industria. Por lo tanto, si lo que buscas no son las baladas con voz rota de la artista británica, es posible que tengas que esperar más para hacerte con tu música preferida.

De hecho, muchos artistas podrían estar esperando hasta nueve meses para tener en sus manos una copia física de su último material, lo que lleva a muchos fans a una demora segura. El retraso, que fue causado al principio por la pandemia, llega en medio de un boom del vinilo, por lo que, según los informes, Adele recibió instrucciones de terminar su nuevo álbum hace más de seis meses. El año pasado, el valor de las ventas de vinilo incluso superó el valor de las ventas de discos compactos, por primera vez desde 1986, y las cifras siguen aumentando a lo largo de 2021.

«Mucha gente buscaba formas de entretenerse en casa durante la pandemia, y decidieron comprar tocadiscos, y por consiguiente álbumes en formato vinilo», dice David Macias, director del sello independiente Thirty Tigers. “Como un hábito nuevo, este movimiento ha pasado del factor cool a una gran parte del negocio musical y de la preferencia del público. En 2019, Thirty Tigers fabricó alrededor de 295.000 unidades de vinilo, y este año estamos en camino de fabricar casi un millón. Es una locura este crecimiento exponencial en tan sólo dos años «.

Si bien los artistas con mayor renombre e influencia en la industria como Elton John, Coldplay y ABBA fueron algunos de los que lucharon por tener sus producciones editadas en el calendario comercial previsto, en medio de la carrera por el prensado de vinilos, son las bandas más pequeñas y los artistas independientes los que experimentarán la mayor parte de la interrupción, con unas fechas casi inadmisibles, como agosto de 2022, para entregar sus grabaciones maestras a una planta de producción.

Hablando de los plazos ajustados a los que se enfrentan muchos artistas con la esperanza de que sus álbumes se impriman, Macías continúa: “Si se pierde el ritmo del mercado, ese álbum en concreto editado tres o cuatro meses más tarde, podría perder hasta un 40% de las ventas estimadas en formato vinilo».

Por supuesto, no es del todo culpa de Adele, ya que los retrasos y la escasez se han visto agravados también por la demanda de variantes de color en las impresiones, así como los gramos del papel y el plástico para el precintado. Sean Rutkowski, vicepresidente de la planta Independent Record Pressing de Nueva Jersey, explica: «Cuantas más variaciones de color se tengan en el arte de la portada de un álbum, más posibilidades hay de retrasos. Hemos tenido registros con más de siete variaciones de color que seguramente se retrasen».

«Y en el entorno en el que nos encontramos ahora, es muy difícil cumplir con esos plazos en todos los ámbitos para todos esos pedidos al mismo tiempo, a menos que los sellos discográficos realmente estén trabajando con mucha antelación».

Con cadenas como Walmart y Target en Estados Unidos, que prácticamente han abandonado el negocio de los discos compactos, ahora estos nombres de la gran distribución también solicitan sus propias ediciones exclusivas. Esa demanda extra ha creado una tormenta perfecta con las mismas condiciones post-pandemia que han dejado a las materias primas de muchas industrias abandonadas en los barcos de transporte.

Estas navidades, parece que se escucharán más las nuevas producciones del 2021 en formato digital que en vinilo. Ya veremos, o mejor dicho, ya escucharemos.