Fenadismer recuerda al presidente de Renfe, que antes de pedir peajes en las autovías, debería pagar impuestos por el carburante de sus locomotoras

Por Wenceslao Pérez Gómez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Gran indignación ha causado en FENADISMER, la Federación Nacional de Asociaciones del Transporte de España, así como  entre todos los auto0movilistas y camioneros, las declaraciones públicas realizadas por el presidente de Renfe, Isaías Táboas, en el transcurso de un Coloquio on line, bajo el título “Renfe, presente y futuro de la movilidad sostenible” celebrado este pasado jueves, en el que defendió que el Gobierno implante a peajes por el uso de las autovías para fomentar el trasvase al ferrocarril.

Sorprende la insensatez e imprudencia, según el presidente de FENAISMER, al plantear dicha propuesta, teniendo en cuenta la situación de “beneficios” fiscales de los que ha disfrutado la compañía pública, y que en la actualidad se mantienen, permitiéndole competir de forma privilegiada con el resto de modos de transporte. Así, a diferencia del carburante que consumen los coches, camiones y autobuses, cuya fiscalidad permite á las arcas públicas recaudar en torno a 15.000 millones de euros anuales, por el contrario las locomotoras de Renfe tienen una bonificación del 100% del impuesto en el carburante que consumen, esto es, pagan 0 euros de impuestos al Estado.

Dicho trato preferente al sector ferroviario por parte de las Administraciones Públicas, que se viene produciendo históricamente en detrimento de otros sectores, también se han puesto de relieve con ocasión de las ayudas que el Gobierno aprobó el pasado mes de marzo para ayudar a los diferentes sectores económicos afectados por el impacto de las subida de los carburantes por la guerra de Ucrania: así frente a la ayuda de hasta 1250 euros por camión que se concedió a los transportistas por carretera, en el caso de las compañías ferroviarias las ayudas se elevaron hasta los 15.000 euros por cada locomotora de tracción diésel