El plagio musical es ahora benévolo y complaciente en el siglo XXI

Por Silvano Rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los casos de plagio en la música y su posterior lucha judicial parecen perder fuelle en este nuevo siglo XXI. Antes de que hiciera públicas algunas de sus opiniones más extravagantes, el cantante británico Morrissey era un célebre letrista de gran destreza, profundidad e ingenio. En  The Queen Is Dead cantó sobre las dificultades que pesan sobre la creatividad y la originalidad en las artes, advirtiendo a los compositores que no “plagien o tomen prestadas” las palabras de otros. Morrissey decía que “siempre hay alguien, en algún lugar con una gran nariz para atrapar tu creación”

En la música, esas grandes narices solían pertenecer a tenaces abogados de derechos de autor (sus enormes fosas nasales se crispaban con el olor de una posible muerte) que se aferraban con fuerza a la máxima de “donde hay un éxito, hay una posibilidad”.

Incluso los genios con mayor rango no están exentos del miedo a ser llamados a la tribuna judicial. Paul McCartney estaba tan convencido de que debió haber sacado Yesterday de algún lugar que se lo puso a la gente y les preguntó si lo había robado inconscientemente. ¿Una canción tan perfecta no podía aparecer de la nada, como si se la hubiera entregado una entidad sagrada? ¿Podría? (Nota al margen: esta historia se convirtió indirectamente en la chispa de la película Yesterday de 2019, por lo que no fue del todo un regalo del cielo).

Quedar mal después de las acusaciones de hurto creativo puede causar un daño incalculable a una reputación, pero donde más duele es en la billetera. Pregúntale a George Harrison (My Sweet Lord ), Robin Thicke y Pharrell (Blurred Lines), Radiohead (Creep), Oasis (Shakermaker, Hello, Step Out), Elastica (algo así como un “motivo” en su álbum debut), Flaming Lips (Prueba de lucha) y más.

El precedente reciente establecido por el caso de Blurred Lines asustó tanto a Mark Ronson y Bruno Mars sobre las similitudes de ADN entre Uptown Funk y Oops Upside Your Head de The Gap Band que tomaron la decisión de llegar a un acuerdo preventivo con sus cinco escritores por lo que obtuvieron un 17% en el reparto de derechos de autor.

A veces, los artistas deben realizar un acto de contrición como John Lennon en 1973, quien tuvo que grabar tres canciones controladas por la agencia Big Seven Music después de que los editores decidieron que Come Together era quizás demasiado similar a You Can’t Catch Me de Chuck Berry. En lugar de litigar, la estrategia fue utilizar esto para volver a renovar  su catálogo. El caso de Come Together es quizás el comienzo de un lento movimiento hacia un enfoque más, digamos, complaciente del plagio y una aceptación cada vez más benigna de que es un riesgo ocupacional para los compositores.

Toda esta nueva actitud hacía el plagio se viene moviendo en superficies aterciopeladas desde 2014 cuando se consideró que Stay With Me de Sam Smith se apoyaba demasiado en I Won’t Back Down de Tom Petty. El músico de la Florida (hoy fallecido), llegó a un acuerdo en silencio y se encogió de hombros amablemente argumentando que estas cosas suceden y que no había necesidad de arrastrarlo por los tribunales durante años.

En 1997 Richard Ashcroft y su éxito Bitter Sweet Symphony también gritaba a los cielos: “esto es un plagio”. La rápida respuesta de Allen Klein, agente que controlaba gran parte del catálogo de Jagger y Richards conseguía los créditos completos en la composición del éxito de The Verve. Pero en 2019, los Rolling Stones devolvían los derechos a Ashcroft. Este giro en los acontecimientos de manera extraordinaria fue posible gracias a un gesto amable y magnánimo de Mick y Keith quienes también habían acordado la exclusión de créditos  y todos sus derechos de autor derivados de la canción de Ashcroft.

Solamente este año 2021 ya hemos visto aumentar este enfoque en un sentido algo mesurado y, posiblemente, altruista. Cuando Lorde lanzó su single Solar Power (coescrito por Jack Antonoff) en junio, fue rápidamente considerado como una copia actualizada de Freedom ’90 por George Michael y de Loaded por Primal Scream. Poco después, la gestora de los derechos artísticos de George Michael mostró una actitud similar.

“Somos conscientes de que muchas personas están haciendo una conexión entre Freedom ’90 de George Michael y Solar Power de Lorde, algo por lo que George se habría sentido halagado de escuchar”, dijo un representante en un comunicado. “Así que, en nombre de un gran artista y para otro artista, le deseamos el mayor de los éxitos con su canción”.

La corriente dominante se encamina a mirar para otro lado en estos casos de plagio y evitar una carrera de juicios en los tribunales y en las redes sociales que puedan afectar a la imagen del plagiado. Parece existir un acuerdo tácito para no reclamar aquello que es mi creación y compartirla de manera humanitaria con todo aquel que quiera obtener un beneficio económico con una nueva lectura de una canción o melodía en particular.

Desde luego la socialización del arte y la creatividad mezclada con la cultura del “todo es mío y todo es de todos”, hace de difícil gestión denunciar estos ataques a la propiedad intelectual. El plagio, y su conjugación verbal, se afincan en una industria como una práctica habitual y aceptada para la supervivencia en el siglo XXI.