Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

El economista Daniel Paloma Freire analiza en profundidad los cambios de los impuestos en Dubái

POR REDACCIÓN

Para el economista Daniel Paloma Freire, el tema de los impuestos en Dubái ha sufrido importantes e interesantes cambios en lo que va de 2023.

El primer día del presente año eliminó un oneroso tributo sobre la venta de alcohol y en junio pasado comenzó a tributar a las sociedades.

En un análisis detallado del entramado fiscal de esta ciudad emirato propensa a los rascacielos, el experto financiero precisa los objetivos que persiguen sus autoridades. Detalla sobre estrategias de modernización digital en el pago de tributos y cómo sus medidas buscan estimular la creación de negocios y aumentar sus ingresos.

Daniel Paloma Freire habla de una estrategia bien enfocada

Daniel Paloma Freire es un economista que se ha especializado en el área de análisis de riesgo. Durante su trayectoria profesional ha cultivado una intensa experiencia en el sector bancario, específicamente dentro de las áreas de operaciones de crédito. Su destacada gestión le permitió en esa etapa de su carrera alcanzar el rango de subdirector.

En otra de las facetas de su profesión destacó como administrador de activos y pasivos para clientes particulares y empresas. Con su propia oficina de consultoría ha prestado servicios como asesor fiscal, contable y mercantil de bufetes de abogados y empresas de todos los tamaños. Toda esta experiencia lo ha convertido en un excelente estratega financiero internacional.

Precisamente, desde esa posición analiza la estrategia tributaria de uno de los emiratos que más rápido crecimiento ha tenido en las últimas 4 décadas. De cómo esta ciudad reino ha utilizado su política fiscal para apuntalar un vertiginoso desarrollo que le ha permitido transformarse. Paloma Freire recuerda que el reino de Dubái era a mediados de los 70 poco más que un pueblo pesquero en medio del desierto.

Hoy es un rincón del mundo donde las más grandes marcas y empresas quieren estar y donde las personas desean tener, al menos, una propiedad. Añade que los que no tienen el capital, se conforman con ir para ver y dejarse ver en uno de los sitios modernos más asombrosos.

Pero, la pregunta es qué han hecho ellos para lograr un cambio tan profundo en su economía y por qué todas las empresas y emprendimientos quieren tener presencia en este territorio. La explicación que comparte Daniel Paloma Freire es que toda su política económica se ha enfocado en atraer inversiones. Sin la diatriba política de otros sistemas de gobierno, esta monarquía ha monopolizado decisiones orientadas a generar ingresos no petroleros.

El incentivo a la creación de empresas lo miden no solo por la generación de empleos, sino por la diversificación de sus fuentes de riqueza. Desde hace años, han abierto sin miramientos sus puertas a la inversión extranjera, facilitando los trámites para instalarse allí. En esa estrategia, la forma cómo se han configurado los impuestos en Dubái ha tenido un peso decisivo.

Un año que comenzó bastante movido según Daniel Paloma Freire

La política fiscal de Dubái comenzó a generar noticias desde el 1 de enero cuando derogó un costoso impuesto sobre la venta de licores. El financiero Daniel Paloma Freire explica que este tributo tributaba con el 30 % las ventas de bebidas alcohólicas. También exoneró de pago las licencias que necesitan los turistas para consumir este tipo de productos.

El estratega financiero internacional señaló que con los impuestos que estuvieron vigentes hasta el último día de 2022, se estaba generando una ‘migración’. El tributo había encarecido mucho los licores y una simple jarra de cerveza podía costar 15 dólares en un restaurante de mediana categoría. Con el vino para acompañar las comidas pasaba lo mismo y una botella modesta podría sumarle hasta 100 dólares a la factura de una mesa.

Según el experto, el éxodo de consumidores se estaba yendo a los emiratos vecinos de Dubái. Muchos residentes de esta ciudad se trasladaban por el desierto hasta sitios relativamente lejanos como Umm Al Quwain en busca del alcohol barato. La consecuencia inmediata de la exoneración fue que algunas empresas distribuidoras como Maritime And Mercantile Internacional bajaron los precios de sus bebidas.

Otra marca importante en la distribución de licores, Dubai, African & Eastern instó a los residentes de la ciudad a no viajar hasta otros lugares. Un elemento presente es que el reino sigue gravando a los licores con un Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 5 %. Se trata de un porcentaje muy inferior al de la mayoría de los países del mundo.

Licencias gratuitas para aquellos turistas fanáticos de los licores

Otra parte de la medida también resultó en un espaldarazo para el sector. Paloma Freire indicó que la exoneración del pago del impuesto por la licencia que debían obtener los turistas para ingerir licores sorprendió a muchos. Hasta el 31 de diciembre de 2022, todos los visitantes debían pagar 70 dólares americanos por una licencia para comprar licor de uso personal.

La vigencia del documento se extendía durante toda la estancia de la persona. Ahora, los visitantes pueden consumir cualquiera de estas bebidas sin tener que pagar ese tributo. Paloma Freire aclaró, sin embargo, que, aunque las licencias son gratuitas, continúan siendo obligatorias en un territorio donde el alcohol está vedado a los musulmanes.

La relajación de las medidas contra la venta de licores no solo se limita a lo fiscal. El experto en finanzas recordó que desde hace algunos años este emirato viene tomando medidas para favorecer sus ventas, sobre todo, pensando en el turismo. Durante la pandemia del covid aprobaron la venta a domicilio de estos productos. Otra señal de apertura fue permitir la venta diurna de estas bebidas durante el Ramadán.

El impacto de la medida sobre algunos sectores económicos

El estratega financiero internacional sostiene que la eliminación de impuestos sobre el expendio y el consumo de licores es una medida que favorece varios sectores. En primera instancia, dinamiza el ámbito de la restauración y el entretenimiento, al estimular el consumo de estas bebidas espirituosas en restaurantes, bares y discotecas.

Paloma Freire sostiene que el beneficio para estas actividades viene por partida doble. No solo permite que los clientes puedan incrementar su ticket promedio a base de licores, sino que más personas se acercan ahora a estos lugares. Algo que se mantiene de forma férrea es la estricta prohibición de consumir alcohol en lugares públicos o caminar embriagado por sus calles.

Los restaurantes, en particular, agradecen la medida, que actualmente se encuentra en un período de prueba por un año. Aunque Dubái cuenta con un floreciente sector que ha crecido mucho en oferta, competía en desventaja con sus países vecinos. Sobre todo, dice Paloma Freire, por la carta de vinos. Por esa razón, los hoteles venían presionando por una rebaja de las tasas.

Además de los sectores vinculados a la restauración, el turismo se verá también muy beneficiado. Un licor barato atrae a viajeros ávidos de diversión y de excesos en este entorno ultramoderno que es una oda a la opulencia y el esnobismo. Esto significa en teoría una ampliación significativa del perfil de turistas que podrían sentirse atraídos a esta ciudad. Todas las actividades económicas relacionadas como hotelería, comercio, bienes raíces y hasta los servicios de taxis están sintiendo el cambio.

Más competitividad

El especialista en finanzas sostiene que la medida del reino está lejos de ser dadivosa. Se circunscribe dentro de la política que viene aplicando desde hace al menos 3 décadas y es la de incentivar los ingresos no petroleros. También busca competir en igualdad de condiciones con los emiratos vecinos, que también han buscado formas para acelerar su recuperación económica tras la pandemia.

Algunos analistas, a quienes se suma Paloma Freire, consideran que mayores ingresos por concepto de turismo podrán reducir el impacto de estas nuevas exoneraciones. A la larga, un mayor flujo de viajeros podría significar una bonanza de dinero más abultada que la que podían recoger por gravámenes hacia los licores. Añade que aguas abajo, las repercusiones sobre el empleo y la atracción de inversiones será igualmente muy importante.

Daniel Paloma Freire analiza los impuestos especiales

A pesar de que los impuestos por el consumo de licores pasaron a la historia, en el reino sobreviven otros tributos especiales aplicables a productos. Los artículos derivados del tabaco pagan un impuesto del 100 %, al igual que las bebidas energéticas. Cabe destacar que muchas de ellas usan como principios activos elementos como la cafeína.

Por su parte, las bebidas gaseosas pagan un gravamen del 50 %. La razón que había esgrimido el reino para el cobro de estas altísimas tasas, es que su consumo es dañino para la salud. Agregan que el uso y la comercialización de estos productos también son perjudiciales para el medio ambiente.

El economista Daniel Paloma Freire y el Impuesto a las Sociedades de Dubái

El Impuesto a las Sociedades es un tributo que deben pagar las personas jurídicas por sus ejercicios fiscales desde el pasado 1 de junio. Su aprobación tuvo lugar en enero de 2022 y la misma generó mucho revuelo alrededor de un país famoso por su flexibilidad fiscal. Daniel Paloma Freire recuerda que en su momento generó tanta confusión que las mismas autoridades tuvieron que emitir un comunicado oficial.

Por esa razón, este profesional comenzó por explicar específicamente en qué consiste el nuevo tributo del 9 % sobre los beneficios de las sociedades mercantiles. Por la fecha que entró en vigencia, solo lo deben declarar las sociedades que comienzan su ejercicio fiscal en junio y finaliza en mayo. Estos primeros 6 meses son una especie de ‘etapa de transición’, dice Paloma Freire.

Las que trabajan con un año fiscal que empieza en enero y culmina en diciembre, lo deberán aplicar a partir del próximo inicio de año.

La presentación de la declaración respectiva deberá concretarse en un período no mayor a los 6 meses una vez culminado el ejercicio fiscal. Es decir, que Dubái no comenzará a ver ingresos por este concepto hasta mediados del año 2024.

El Impuesto a las Sociedades tiene 3 niveles

Aunque el tipo impositivo estándar de este nuevo impuesto es del 9 %, el economista Paloma Freire detalla que en realidad tiene 3 niveles distintos. Para las compañías que reporten en su declaración beneficios anuales inferiores a 102.000 dólares, su tasa será del 0 %. En pocas palabras, estarán eximidos.

Para las empresas con beneficios anuales superiores a los 102.000 dólares la tasa impositiva será del 9 %. Una particularidad del impuesto es que la base tributaria se calcula a partir de los primeros 102.000 dólares de utilidades. Es decir, si una empresa obtiene $150.000 en ganancias, el nuevo impuesto solo se calculará en función de $48.000.

Con esta clasificación, Dubái pretende seguir defendiendo su política de atraer inversiones grandes, pero también iniciativas medianas y pequeñas. Estas son vitales para mantener el impulso en el sector terciario de la economía, específicamente el comercio y los servicios. Algunos analistas consideran que en este grupo también es necesario incluir a las startups.

Sobre las grandes empresas multinacionales, Paloma Freire explica que estas estarán sujetas a distintas tasas. En este nivel, la tributación correspondiente estará enmarcada en lo que dicta Pilar 2 del marco BEPS 2.0. Las tasas a aplicar tomarán como referencia las reglas que dicta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

No es únicamente Dubái

Una aclaratoria que hace Paloma Freire es que este impuesto no entró en vigencia solo en la ciudad de Dubái. Es de obligatorio cumplimiento en todos los territorios de los Emiratos Árabes Unidos. Añade que esto tiene una importante implicación en cuanto a la competitividad que tiene Dubái frente a sus vecinos a la hora de atraer inversiones.

El Impuesto sobre la Renta Imponible y los impuestos inmobiliarios

Más allá de lo que ha sido noticia durante el 2023, Dubái sigue destacando por su atractivo régimen de impuestos generales. Dos de sus cartas principales abarcan la renta imponible y el sector inmobiliario. La primera sustituye al tradicional Impuesto sobre la Renta y la segunda ofrece ventajas a las inversiones inmobiliarias. Sobre estos impuestos en Dubái, Paloma Freire destaca sus características más relevantes.

Impuesto sobre la Renta Imponible en Dubái

El Impuesto sobre la Renta Imponible es en Dubái el equivalente a lo que en otros países se conoce como el Impuesto sobre la Renta. La base imponible en este caso se calcula con base en todos los ingresos obtenidos por una persona física o jurídica en este territorio. Estos ingresos pueden provenir de negocios, ganancias de capital (intereses) o alquileres, entre otros.

A estos ingresos se les deducen algunos gastos, como los pagos relacionados con el funcionamiento del negocio o la depreciación de los equipos. Paloma Freire llama la atención que para este y otros cálculos impositivos, Dubái utiliza la más avanzada tecnología. Esto los ha hecho cada vez más eficientes a la hora de evitar la evasión.

Un modelo de política fiscal que favorece los ingresos individuales

Así como en los otros 6 emiratos, Dubái no tiene ningún tipo de Impuesto sobre la Renta. Es decir, quienes trabajen allí recibirán como ingresos el valor neto de sus salarios, sin ningún tipo de deducciones por concepto de retenciones. Esto tiene una repercusión significativa sobre el poder adquisitivo de los profesionales y de toda la mano de obra.

Dubái es uno de los lugares que mejores salarios tiene y sin las retenciones que son comunes en otros países occidentales, estos resultan más competitivos. Otro factor que favorece al bolsillo de los empleados es el IVA. Este tributo que todos pagan a través de la adquisición de bienes o servicios, tiene un tipo de apenas el 5 %.

Al pagar menos IVA, las personas disponen de una mayor cantidad de dinero para consumir, lo que a la larga favorece a toda la economía. Adicionalmente, Paloma Freire recordó que, además de ser el IVA más bajo que en otras naciones como las de Europa Occidental, también tiene otras ventajas significativas.

Entre ellas, destacan las exenciones. En este emirato están libre del pago de IVA la comercialización de viviendas o terrenos sujetos a impuestos inmobiliarios, los servicios financieros y de educación. Tampoco pagan este tributo los servicios de sanidad, el transporte internacional (billetes aéreos) ni el transporte público. Otro sector eximido es la comercialización de metales preciosos con un alto grado de pureza.

Daniel Paloma Freire repasa los impuestos en el sector inmobiliario en Dubái

Otra política fiscal dirigida a incentivar la atracción de inversiones locales y extranjeras es su esquema de impuestos inmobiliarios. Como estratega financiero internacional, Daniel Paloma Freire considera que este constituye uno de los pilares de su economía. En este ámbito existen dos tipos de tributos: los que gravan las operaciones y los relacionados con el alquiler.

En el primero de los casos, el comprador y el vendedor de una propiedad deben cancelar el equivalente al 2 % de la operación. Este impuesto lo deben pagar por separado cada una de las partes involucradas en la transacción. Aquellas operaciones que sean financiadas a través de un crédito hipotecario deberán pagar una tasa tributaria del 0,25 % de la cantidad total del crédito.

Sobre los alquileres, un dato importante sobre Dubái es que lo que se tributa es el pago por arrendamiento. Este economista explica que cuando una persona alquila una vivienda debe pagar adicional al canon mensual equivalente al 5 % de esa cantidad. Se cancela junto al pago de cada mensualidad y es el propietario quien tiene la obligación de transferirlo a las autoridades.

En el caso de los alquileres de locales comerciales como oficinas, almacenes, tiendas por departamentos, restaurantes o bares; el tributo es del 10 %.

Otro impuesto inmobiliario existente es el que se vincula a la titulación de bienes heredados o recibidos mediante una donación. En estos casos, el beneficiario debe pagar un gravamen del 4 % calculado sobre el valor de la propiedad.

Los impuestos en Dubái sobre instalaciones turísticas

En Dubái, al igual que en el resto de los Emiratos Árabes Unidos, existe el llamado Impuesto sobre Instalaciones Turísticas. Es un paquete de tributos que incluye los siguientes conceptos. La tasa de servicio equivale al 10 % del coste de la factura. Es el mismo tipo que tienen los tributos por tarifa de habitación, tasa municipal e impuesto municipal. Por tasa turística, estos negocios pagan un gravamen del 6 %.

Los impuestos en Dubái y las nuevas tecnologías

Más arriba, Paloma Freire ya había mencionado la tecnología puntera que utiliza Dubái a la hora de implementar sus políticas tributarias. El especialista señala que esta ciudad emirato ha creado una infraestructura digital muy eficaz para facilitar a los contribuyentes sus declaraciones. El principal recurso es la digitalización, que evita a las personas o empresas tener que hacer los pagos de forma presencial.

Un ejemplo de ello es la sencillez con la que las personas que abren un negocio pueden inscribirse en el sistema tributario. En cualquiera de los 7 estados de los Emiratos Árabes Unidos, el interesado solo debe ingresar al portal web de la Autoridad Fiscal Federal (FTA). Luego, en la sección de servicios electrónicos, debe buscar el apartado de Impuesto Especial en Línea. Cabe destacar que estos solo aplican para los productos sujetos al pago de impuestos especiales mencionado anteriormente.

Paloma Freire aclara que esto no solo tiene como meta ofrecer un régimen más amigable con el contribuyente. También forma parte de la lucha de este reino contra la evasión fiscal, que para ellos ha representado siempre un problema. El lado más positivo para todos es que hay muy poco margen de error en los cálculos de tributación. Así, es muy poco probable que alguna persona tenga que pagar de más.

No se pueden olvidar las zonas con régimen especial

Un factor importante dentro de la dinámica económica de Dubái ha sido la creación de zonas francas. En este territorio existe en la actualidad un total de 24 y las empresas que operan allí están totalmente libres del pago de impuestos. Paloma Freire destaca que esta ventaja abarca incluso al nuevo Impuesto a Sociedades.

Impuestos sobre exportaciones e importaciones

Finalmente, para quienes desean abrir un negocio de exportaciones o importaciones teniendo como centro de operaciones Dubái, las condiciones son muy favorables. Daniel Paloma Freire dice que el tributo por derechos de aduana equivale al 5 % del valor de la mercancía, su flete y seguro. Añade que hay productos que pagan un gravamen mayor, como es el caso de los productos de tabaco y las bebidas alcohólicas.

Lo más leído

,