El disco de vinilo acelera su producción en Europa

Por Silvano Rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hace algunos lustros hubiese sido descabellado apostar por un formato de música que parecía condenado al destierro de la vida pública y doméstica. Sin embargo, y ante todo pronóstico, el disco de vinilo navega con seguridad en medio de tormentas digitales que juegan a cambiar la costumbre de millones de consumidores de melodías cada día.

A finales de la década de los ochenta, el famoso single de 45 revoluciones languidecía ante la aparición de la versión compacta, reluciente y de mejor calidad de sonido, algo discutible para muchos, de su directo competidor el CD Single. Mientras que el típico álbum en vinilo tenía la misma lucha con su homólogo en CD, ambos formatos de singles se canibalizaron hasta encontrar un buen día el definitivo camino de no retorno.

Esos primeros años noventa fueron territorio del formato compact disc, el cual parecía dedicado a crecer libremente en cualquier latitud albergando no solamente música. Unos años más tarde, se convertía también en el soporte preferido de archivos varios.

Pero, un buen día, el CD se topa en la estantería de al lado con discos duros portátiles de varios tamaños y mayor capacidad de almacenaje, que dejaban al elegante disco del arcoíris fuera de todo combate.

Es aquí donde el vinilo vuelve a la carga. Este formato curtido en muchas contiendas por todo el mundo ha encontrado otra vez su cetro como el mejor de todos los posibles soportes para la música. No es un simple trozo de cartón parafinado y un acetato circular, es de todas, la más concluyente representación de una obra musical.

Y tanto es así que estos días, Record Industry, una de las plantas de prensado de vinilos más grandes de Europa, y Bertus Distribution, uno de los distribuidores independientes de vinilos y CD más grandes del continente, se están fusionando.

Con 33 delegaciones, Record Industry, con sede en los Países Bajos, afirma ser una de las plantas de prensado de vinilo más grandes y automatizadas del mundo. Establecida a principios de los años 70, Bertus Distribution, también con sede en los Países Bajos, afirma ser un vínculo internacional esencial entre las tiendas de discos, los mayoristas, las compañías discográficas y las empresas de comercio electrónico.

Record Industry  y Bertus Distribution, han sido socios desde hace mucho tiempo en el sello discográfico Music On Vinyl, el cual se ha caracterizado en traer de vuelta a la vida a grandes álbumes ya descatalogados y con nuevas licencias de edición.

Las compañías dicen que este sello, Music On Vinyl, se ha convertido desde entonces en uno de los más exclusivos y apreciados en formato vinilo en todo el mundo.

Las compañías dicen que la fusión permitirá que el grupo recién formado invierta más en servicios de gran alcance en la industria de la música para artistas, sellos, editores y consumidores.

La entidad combinada asegura que su capacidad de prensado prácticamente se duplicará hasta unos 25 millones de unidades al año. El grupo empresarial también realizará más inversiones en sistemas logísticos para garantizar un crecimiento sin muchas incidencias.

La fusión de Record Industry  y Bertus Distribution, tiene lugar en un momento clave en el crecimiento global en ventas de discos de vinilo en los más importantes mercados.

Según el organismo internacional de la música grabada IFPI, combinados, CD y vinilo aumentaron sus ingresos comerciales globales en 2021 en 5.1 mil millones de dólares, frente a los 4.3 mil millones de 2020.

En los EE.UU., los ingresos por vinilo crecieron un 61% hasta los 1040 millones de dólares en 2021. Según la RIAA (Record Indudtry Association Of America), este hecho marca el décimo quinto año consecutivo de crecimiento de este formato.

Los ingresos netos por venta de CD’s también se recuperaron en los EE.UU. a pesar de los efectos ocasionados por la pandemia.

En 2021, los ingresos de los CD en EE.UU. aumentaron un 21 % hasta los 584 millones de dólares, el primer gran aumento interanual de este formato desde 2004.

Directivos de ambas compañías reconocen que tanto el conocimiento como la experiencia conjunta en el campo de la distribución de música resultantes de esta fusión, no tienen parangón en Europa y serán la base para un mayor crecimiento.