El coche eléctrico necesitará 80.000 millones de inversión en puntos de recarga hasta 2030

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El impulso del coche eléctrico en la Unión Europea (UE) necesitará de una inversión total de 80.000 millones de euros hasta 2030 destinada a la infraestructura de puntos de recarga, según el estudio ‘Accelerating fleet electrification in Europe: When does reinventing the wheel make perfect sense?’ (‘Acelerando la electrificación de las flotas en Europa: ¿Cuándo tiene sentido reinventar la rueda?’).

El documento, elaborado por Eurelectric, la asociación europea representante de la industria eléctrica y en la que participa Aelec, junto a EY, pone de manifiesto que de esta inversión total, 20.000 millones de euros serán para la infraestructura de recarga pública y 60.000 millones de euros para la privada.

Además, el informe destaca que será preciso invertir 25.000 millones de euros adicionales para adaptar las redes de distribución eléctricas europeas al despliegue de esta red de infraestructura de recarga.

El estudio estima que los 213.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos públicos existentes en Europa, de los cuales solo el 14% son cargadores rápidos, están muy por debajo del objetivo que se persigue.

Por ello, afirma que el número debe multiplicarse por 13 para cumplir con la ambición marcada por la Comisión Europea de contar con tres millones de puntos de recarga públicos en 2030.

EN ESPAÑA, UNOS 3.100 MILLONES

En España, estas inversiones se sitúan en el entorno de los 3.100 millones de euros en el mismo periodo, de las que 1.400 millones de euros estarán destinados a las redes de distribución.

El informe también aboga por acelerar la electrificación de las flotas de vehículos -formadas por 63 millones de automóviles, furgonetas, autobuses y camiones, operados por empresas privadas o administraciones públicas- en Europa para impulsar la descarbonización, ya que mientras que representan solo el 20% del parque de vehículos, suponen el 40% de todos los kilómetros recorridos y el 50% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector transporte.

El secretario general de Eurelectric, Kristian Ruby, consideró que la electrificación de las flotas de automóviles “puede suponer un punto de inflexión”, permitiendo reducir los costes de adquisición de los vehículos y las emisiones de CO2.

El informe subraya también que las flotas son el principal candidato para su electrificación por varias razones, entre las que figuran los incentivos públicos y los descuentos aplicados a las ventas al por mayor, que aumentan el atractivo de las compras de vehículos eléctricos; así como la predictibilidad de la ruta, que es una característica operativa general de las flotas y que permitiría y aceleraría el despliegue de la infraestructura de recarga en ubicaciones clave.

UN TOTAL DE 10,5 MILLONES DE ELÉCTRICOS EN 2030

Así, el documento prevé que la electrificación de las flotas crezca a buen ritmo, alcanzado un total de 10,5 millones de vehículos eléctricos para 2030.

Para entonces, estima que el segmento de autobuses habrá electrificado el 42% de su parque, seguido por los segmentos de automóviles y furgonetas, que se habrán electrificado al 17,5% y 12%, respectivamente.