El cierre de las tiendas propias de Vodafone, un aviso para un sector con más de 2.500 empleados

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La propuesta de Vodafone de cerrar sus 34 tiendas propias como parte del ERE para 509 empleados ha puesto el foco sobre un sector de la cadena de distribución utilizado por las grandes operadoras en España que emplea a más de 2.500 personas y que se ve amenazado por el auge del comercio electrónico.

Telefónica, Orange y Vodafone son los únicos de los principales operadores del sector que mantienen tiendas propias, ya que empresas como MásMóvil o Digi funcionan enteramente bajo el modelo de franquicias o con distribución externa.

En concreto, Telefónica cuenta a través de su sociedad Telyco con 350 tiendas, un tercio de las casi 1.000 tiendas de Movistar España que hay en el país, según ha trasladado la compañía a Europa Press.

En la firma trabajan unas 2.000 personas, teniendo en cuenta tanto a dependientes y operarios como a los encargados de la contabilidad de la empresa y otros aspectos de la gestión.

Por su parte, Orange cuenta con 270 empleados en 24 tiendas propias, mientras que Vodafone dispone de una red de 34 establecimientos en los que trabajan 237 personas que, de no haber cambios en las negociaciones, cerraría para confiar únicamente en distribuidores físicos externos.

AUMENTO DE LA DIGITALIZACIÓN

La pérdida de ingresos del sector por la orientación al ‘low cost’ ha sido una de las causas esgrimidas para establecer recortes de personal que se han traducido en dos ERES este año: el ERE para 400 trabajadores de Orange y el ERE de Vodafone, aún en negociación.

Las operadoras buscan instaurar modelos con menos coste y orientados al plano digital, de una forma similar a la banca, ya que, además, la venta de servicios digitales a empresas se está probando como un negocio en boga frente a la venta a particulares.

En el caso de Telefónica, en su informe de resultados de 2020 señalaba que el 79% de los procesos de negocio de la compañía estaban digitalizados, mientras que las ventas digitales se habían disparado el 40% y ya representaban casi un tercio del total de las que el grupo realizaba a nivel global.

Por su parte, Vodafone aseguró el pasado mayo que pretendía duplicar el peso de los servicios digitales en su facturación y pretendía realizar una de cada tres ventas por este canal el próximo año.

En dicha presentación, el ex director de Negocio Residencial de la firma y ahora consejero delegado de Ericsson España, Andrés Vicente, señalaba que el objetivo de la firma era que el 90% del trato con los clientes se produjera por vía online, donde se produjeron una cuarta parte de las ventas en 2020.