El caballo de Ralph Lauren deja de galopar

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La empresa textil Ralph Lauren se anotó unos beneficios netos de 119,8 millones de dólares (100 millones de euros) en el tercer trimestre de su año fiscal, finalizado en diciembre, lo que equivale a un descenso del 64,1 por ciento si se compara con las ganancias registradas en el mismo periodo del ejercicio anterior.

“Pese a las disrupciones y la incertidumbre que hemos afrontado durante el tercer trimestre, nuestros equipos han seguido elevando nuestras marcas e involucrándose efectivamente con los consumidores en todo el mundo, logrando unos márgenes brutos y operativos por encima de lo esperado”, ha subrayado el presidente y consejero delegado de la empresa, Patrice Louvet.

Según se desprende de las cuentas trimestrales que ha publicado este jueves la compañía, las ventas en el trimestre fueron de 1.432,8 millones de dólares (1.197,6 millones de euros), un 18,2 por ciento menos. Por áreas geográficas, los ingresos procedentes de Norteamérica cayeron un 21,5 por ciento, hasta 715,4 millones de dólares (598 millones de euros), mientras que en Europa se contrajeron un 28 por ciento, hasta 315,6 millones de dólares (263,8 millones de euros).

El descenso de la facturación en Norteamérica y Europa fue compensado de forma parcial por el incremento del 13,8 por ciento que registró en Asia, que elevó los ingresos a 329,6 millones de dólares (275,5 millones de euros).

El coste de los productos vendidos en el trimestre fue de 502,4 millones de dólares (419,9 millones de euros), un 24 por ciento menos que un año antes. De esta forma, el margen bruto se redujo a 930,4 millones de dólares (777,7 millones de euros), un 14,6 por ciento menos.

Los gastos de venta, generales y administrativos de Ralph Lauren en el tercer trimestre fueron de 747,5 millones de dólares (624,8 millones de euros), un 11,4 por ciento menos. La reestructuración de la empresa supuso un impacto negativo de 9,9 millones de dólares (8,3 millones de euros).

En el conjunto de los nueve primeros meses del año fiscal de la empresa, el resultado después de impuestos fue negativo en 47 millones de dólares (39,3 millones de euros), frente al beneficio neto de 633,3 millones de dólares (529,3 millones de euros) del mismo periodo del año anterior. De su lado, los ingresos experimentaron una contracción del 36,3 por ciento, hasta 3.113,8 millones de dólares (2.602,7 millones de euros).

“Seguimos centrados en salir de este periodo en una posición de fortaleza a medida que invertimos en áreas clave como nuestra transformación digital, al tiempo que adoptamos una postura disciplinada con los gastos y nos aseguramos de que tenemos los recursos, presencia y cartera de marcas adecuadas para apoyar el crecimiento y la creación de valor a futuro”, ha apostillado Louvet.