El Banco Central Europeo financia a sus vecinos

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Banco Central Europeo (BCE) ha llegado a un acuerdo con los bancos centrales de Albania, Croacia, Hungría, Macedonia del Norte, Rumanía, San Marino y Serbia para extender las líneas de liquidez en euros que mantienen con dichas instituciones hasta marzo de 2022.

Estás líneas de liquidez son programas de operaciones de recompra (‘repos’) y líneas de ‘swaps’ en divisas. Mediante el primero de ellos, los bancos centrales de estos países podrán pedir prestada una cantidad a cambio de entregarle al BCE una garantía (colateral) denominada en euros. Posteriormente, los bancos centrales tendrán que devolver la cantidad a la que han accedido y recuperarán su garantía, ya que por eso se denominan programas de recompra.

Mediante las líneas ‘swap’, dos bancos centrales acuerdan el intercambio de sus divisas, lo que permite obtener liquidez en moneda extranjera del banco central que la emite, con el objetivo de satisfacer la demanda de los bancos nacionales.

En concreto, el banco central de Rumanía podrá acceder hasta a 4.500 millones de euros, mientras que el de Hungría tendrá acceso a 4.000 millones. El banco de Macedonia podrá pedir prestados hasta 2.000 millones de euros; el de Serbia, hasta 1.000 millones; los de Macedonia del Norte y Albania, hasta 400 millones cada uno; y el de San Marino, hasta un máximo de 100 millones.

“El objetivo de estas líneas de liquidez en euros es atajar posibles necesidades de euros en países de fuera de la eurozona en caso de disfuncionalidades del mercado por la pandemia del Covid-19”, ha explicado el BCE.