Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

Disfrutar de la Mallorca típica de toda la vida en el Petit Sant Miquel Hotel

POR REDACCIÓN

Las experiencias turísticas de Mallorca son tan variadas como los deseos vacacionales de cada persona. Más allá del bullicio turístico que ha marcado a la isla en los últimos años, se ha gestado un refugio que desafía lo masivo, abrazando con devoción las auténticas tradiciones y la esencia del pueblo mallorquín. La Mallorca típica de toda la vida revela un encanto especial, lejos de las playas atestadas y del ajetreo de los centros turísticos, con una experiencia que cobra vida en el Petit Sant Miquel Hotel, donde la hospitalidad local se convierte en protagonista

La Mallorca típica de toda la vida 

Mallorca, eclipsada a menudo por la presencia abrumadora de turistas alemanes y la fama de una vida nocturna bulliciosa, también es un tesoro de paisajes naturales impresionantes y una serenidad que invita a la reflexión. A pesar del auge turístico de las últimas décadas, aún es posible encontrar rincones apartados que ofrecen una experiencia tranquila y relajante. Alejado de las áreas congestionadas, se encuentran establecimientos que se mantienen como guardianes de las arraigadas tradiciones mallorquinas. Pequeños restaurantes, cafés y tiendas locales resisten la homogeneidad de las grandes cadenas internacionales, optando por preservar la rica cultura local. Estos espacios no solo ofrecen auténticas delicias gastronómicas, sino que también preservan la historia y las costumbres de la isla. 

Los viajeros que desean vivir otro tipo de vacaciones pueden descubrir en la Mallorca típica de toda la vida, esa tranquilidad anhelada durante las escapadas de descanso. Desde las majestuosas montañas de la Serra de Tramuntana hasta las idílicas calas escondidas en la costa, la isla ofrece diversas opciones para las parejas o los grupos de amigos que buscan disfrutar de la naturaleza en su máxima pureza.  

Un rincón que condensa la riqueza típica de Mallorca 

El Petit Sant Miquel Hotel es un reciente y moderno hotel boutique mediterráneo que se encuentra ubicado en un tranquilo pueblo al sureste de la isla de Mallorca. Como alojamiento, se presenta como un santuario alejado del bullicio, que ofrece una gama completa de comodidades y servicios específicamente pensados para quienes buscan una experiencia vacacional de relajación y autenticidad. Estratégicamente situado, el Petit Sant Miquel Hotel ha logrado crear un espacio de lujo y tradición en el cual sus anfitriones locales reciben a sus huéspedes con un trato personalizado y acogedor. Al incluir aparcamiento, opciones de entretenimiento y prestaciones de primer nivel, garantizan una estadía de sumo confort, enriquecida por la cultura y las costumbres locales. 

Trascendiendo la convencional propuesta de turismo de excesos de la zona, el Petit Sant Miquel Hotel ha logrado mantener viva la esencia de la Mallorca típica de toda la vida, no solo a nivel estructural, sino también sensorial. La calidez y meticulosidad de su atención, así como los auténticos productos locales que ofrecen en el desayuno y la decoración autóctona, se fusionan en una experiencia vacacional genuina

Lo más leído