Degustar la pizza Margarita, un clásico de la gastronomía italiana, en el puerto de Santa María

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pese a contar con apenas tres ingredientes (hojas de albahaca, queso mozzarella y tomate), la pizza Margarita tiene una trascendencia histórica que la convierte en un símbolo gastronómico. Es uno de los platos italianos más famosos a nivel mundial.

En el Puerto de Santa María, en la provincia de Cádiz, el restaurante pizzería Mozzarella E Basílico ofrece este clásico de la cocina italiana elaborado con productos locales. Los pedidos a domicilio o para recoger en el local también son una opción para que los clientes disfruten de cada una de las preparaciones. 

La tradicional pizza Margarita para el deguste de los clientes en Mozzarella E Basílico

Para consumir en el restaurante, Mozzarella E Basílico cuenta con una carta exclusiva. Entre las opciones de pizzas clásicas existen 20 preparaciones diferentes, entre las que destaca la base de pizza Margarita, que combina tomate y mozzarella. Está disponible en tres tamaños diferentes; 27 cm, 33 cm y la más grande, 40 cm.

Paralelamente, en el grupo de las pizzas veganas, la Margarita contiene los ingredientes originales, con la opción de reemplazar el queso mozzarella por una opción vegana. En este caso, los tamaños disponibles son de 33 cm y 40 cm.

Asimismo, el restaurante ofrece una serie de pastas clásicas, pastas frescas rellenas, como la lasaña y los raviolis, ensaladas, postres, arroces tipo risotto y varias opciones de bebida para acompañar el plato fuerte. 

¿Cuál es el origen de la pizza Margarita?

Según la leyenda popular, en 1889 la reina Margarita Teresa de Saboya visitó la ciudad de Nápoles. Para recibirla, el chef Raffaele Esposito, de la que hoy sería la Pizzería Brandi, preparó tres tipos de pizzas distintas. La reina probó las tres propuestas, pero quedó fascinada por la tercera, que le recordaba a la bandera italiana por sus colores verde, blanco y rojo. En su honor, el chef bautizó a la pizza como Margarita.

En sus inicios, la pizza era considerada como una comida de los plebeyos. Por ello, resulta paradójico que una integrante de la realeza haya dado tanta fama al plato. Junto a la pizza Margarita, la Napolitana eran las únicas dos preparaciones disponibles en los restaurantes de Nápoles en aquella época. Con la Segunda Guerra Mundial, la migración de los napolitanos produjo que el plato se popularizase en toda Italia. 

Hoy en día, se puede encontrar una buena pizza en casi todos los rincones del mundo. Sin embargo, los ingredientes son muy distintos en relación con su preparación clásica, por lo que encontrar un restaurante como Mozzarella E Basílico es una buena oportunidad para disfrutar la receta tradicional italiana.