De Cos señala a Latinoamérica como un área “natural” para las empresas españolas

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El gobernador de Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha asegurado que América Latina es un “área natural” para que las empresas españolas se expandan y se consoliden, especialmente teniendo en cuenta que el crecimiento internacional en el mundo actual es “un imperativo”.

“El punto de partida del que ya disfrutamos (…) convierte a América Latina en el área natural para consolidar y expandir los negocios de empresas españolas”, ha subrayado el gobernador durante su intervención en la cena organizada este lunes por motivo del Congreso del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI).

De Cos ha indicado que la presencia de compañías españolas en algunos países latinoamericanos “puede servir de puente para una mayor expansión global” y ha destacado que la región cuenta con un mercado de 646 millones de personas.

Además, ha valorado positivamente que en la última década, los países latinoamericanos han “evolucionado” hacia una sociedad “más madura” y con un mayor peso de las clases medias. “Sus élites empresariales y cuadros gerenciales están muy bien formados y cuentan con una vasta experiencia en la gestión de entornos volátiles y de crisis recurrentes, que puede ser de utilidad, en el contexto de grandes grupos empresariales, para preparar la expansión hacia mercados menos maduros”, ha agregado.

Asimismo, De Cos ha calificado de “fundamental” que se logre ratificar el acuerdo entre Mercosur y la UE, por los efectos positivos que tendría tanto para el producto interior bruto (PIB) y comercio a ambos lados del Atlántico.

Pese a los aspectos positivos, Hernández de Cos ha alertado a las empresas españolas que la región sigue teniendo “importantes carencias institucionales”, que se manifiestan en situaciones de desigualdad y pobreza crónicas, con episodios asociados de inestabilidad social y política, así como inseguridad jurídica.

“Las inversiones y la presencia empresarial tienen que ser prudentes y tomar en consideración las diferencias institucionales”, ha asegurado De Cos.