¿Cómo vivir la vida, en negativo o en positivo?

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tanto si se cree que se puede conseguir algo, como si se cree que no se puede lograr, hay razón. 

El COVID-19, el paro, la guerra de Ucrania, la situación política interna, la inflación de todo lo que se necesita para vivir, el cambio climático, la pandemia silenciosa que es la crisis de salud mental… Se vive un momento de incertidumbre, de miedo, de inseguridad…, en lo laboral y en lo personal. 

Se entrevista a Raquel S.Armán, historiadora y socia cofundadora de Helpers Speakers, una empresa que ayuda a personas, a empresas y a la sociedad a vivir en positivo y explica: “El ser humano destaca de todas las otras especies por su imaginación y su capacidad de adaptación y de trabajo en equipo. Por desgracia, tendemos a usar la imaginación para ponernos en lo peor, en el no puedo, en el no es posible, y necesitamos cargarnos de argumentos para poder hacer algo nuevo. Por eso, la historia recuerda a las personas únicas, a esas personas capaces de cambiar el mundo y de cambiar la forma en que los demás ven el mundo”. 

Su socio, Jesús Ripoll explica: “en Helpers Speakers seleccionamos a un grupo de conferenciantes que pueden cambiar la forma de ver el mundo en los demás, de vivir la vida, de afrontar los retos en el trabajo, con tu familia. Ofrecemos a las personas, a las empresas, instituciones y a la sociedad, esa visión, esos testimonios que son un ejemplo positivo y contagioso”. 

¿Cómo se hace?

Seleccionando a los mejores conferenciantes, a personas que con su ejemplo, con sus hechos, son capaces de despertar en los demás esa motivación, ilusión, inspiración que está dentro de cada uno.

Sería injusto mencionar solo a unos pocos, porque ya son más de una centena. Nombres muy conocidos como Víctor Küppers, Mario Alonso Puig, Alejandra Vallejo-Nágera, Quico Taronjí, Bisila Bokoko, Toni Nadal, Ángel Rielo, Edurne Pasabán, Emilio Duró, Teresa Perales, Luis Pasamontes, Pau Gasol, Isa Moreno, Andrés Iniesta, Anne Igartiburu, etc.

Lo mejor es visitar su web y encontrar a esos referentes que inspiran a vivir en positivo. Y por muy poco se pueden contratar para que vayan a la empresa o conocer sus próximos eventos. 

Otra gran opción son sus actividades de team building, que pueden ser en espacios cerrados o al aire libre. Actividades que fomentan el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo y que contagian de optimismo y los valores de la empresa. Hacer un trekking por la montaña con Nacho Dean (el primer hombre en dar la vuelta al mundo caminando y unir los 5 continentes a nado), unos baños de bosque, concursar en equipo en un máster chef, superar distintos scape rooms, un combate de esgrima con un campeón olímpico, pedalear con un ciclista profesional o participar en una regata con veleros de 15 metros. Además, algunas de ellas son con carácter solidario y los beneficios se destinan a distintas asociaciones benéficas.

5 beneficios de un buen team building para fomentar el trabajo en equipo

Aumenta la motivación

Al trabajar de forma individual, la saturación y el cansancio se notan mucho más. La carga se acumula y se intensifica. En cambio, al trabajar en equipo, cuando un miembro flaquea o pide ayuda siempre hay otro que puede aportar una solución o tiempo para ayudar en la ejecución. Todo el mundo conoce la frase “la unión hace la fuerza”.

Disminuye los niveles de estrés

Trabajar en un equipo bien cohesionado ayuda a reducir los niveles de estrés por la carga de trabajo. Cuando no se encuentran soluciones o cuando se siente que la carga de trabajo es enorme llega el estrés. Ese estrés se va acumulando en las personas hasta ser tóxico. En cambio, al trabajar en equipo la carga de tareas se divide y es más fácil superar los retos porque siempre hay alguien dispuesto a ayudar.

Estimula la creatividad

Nada como realizar un “brainstorming” o lluvia de ideas en un equipo con buen ambiente. Las ideas de unos impulsan las de otros y se llega a ideas más originales o a encontrar soluciones mucho más aceptadas y con un consenso mayoritario.

Aumenta la tolerancia, la confianza y el respeto

Al escucharse las opiniones de todos y abordar los desafíos desde distintos puntos de vista, todos los miembros se sienten valorados y se llegará siempre a la mejor solución posible a cada reto.

La suma de talentos individuales multiplica el resultado

El identificar las fortalezas y debilidades de cada miembro lleva a repartir adecuadamente las tareas entre los mejores en cada área y a lograr el apoyo de unos a otros, lo que lleva a conseguir un resultado mejor y más rápido.

En definitiva, cada uno decide cómo vivir su vida, ¿en negativo o en positivo?, ¿centrados en la queja o en ayudar a los demás?